Coaching Lunes 06 de Agosto

El trabajo en equipo fortalece el crecimiento de las Pymes

Dra. CP Alicia S. Nebbia - Consultora Organizacional

La producción del conjunto debe estar orientada a los objetivos estratégicos de la empresa.

El trabajo individual en una pyme ya no genera la forma más adecuada de desempeñar una función efectiva, cualquiera fuere la importancia de la tarea, tanto para la clientela interna como la externa.

A medida que transcurre el tiempo, las pymes que se organizan conscientemente, buscan desarrollar la habilidad de trabajar en equipo con todos sus integrantes y tratan de perfeccionar cada día la atención al cliente.

Asimismo, cada puesto tiene su reemplazo preparado y lo mejor es que todos se relacionen en un círculo de calidadc, donde los problemas son reconocidos por todos y todos se encuentren en condiciones de solucionarlos, ahorrando tiempo, insumos, tecnología y evitando quejas reiteradas de los clientes.

Hoy se necesita la combinación de distintas aptitudes, opciones para encarar las formas de trabajo necesarias para cumplir con los objetivos propuestos, dispositivos de control compartidos y una forma de interactuar, a partir de los distintos perfiles y formaciones, que terminen brindando soluciones a los problemas desde distintos puntos de vista. Cuestión que enriquece meritoriamente la calidad de la atención al cliente.

Los problemas que vienen del entorno son totalmente variados y complejos, por lo cual ameritan búsqueda de soluciones consensuadas para una mejor satisfacción a los reclamos constantes de la clientela.

Trabajar con otros compartiendo recursos, formas de solución y tiempos efectivos motiva al personal de la pyme y facilita el liderazgo motivador de sus gerentes y/o responsables de distintos sectores.

¿Qué se necesita para trabajar en equipo?

Un equipo requiere un equilibrio de conocimientos, habilidades y actitudes personales que permitan alcanzar objetivos con eficiencia. En este aspecto la buena combinación de edades, experiencias, conocimientos y capacidades innatas, genera una mezcla de de energía positiva, que bien liderada y organizada, conforman parte de las ventajas competitivas de la pyme.

Cuidar el clima organizacional es también parte del trabajo de equipo. Cuando algunos de sus integrantes se moviliza emocionalmente, el equipo tiene que contener y ayudar a gestionar ese tipo de emociones que pueden alterar el clima y la forma de intercambio y comunicación con los clientes, tanto internos como externos. Las emociones mejoran las relaciones cuando ayudan a controlar la conducta y los pensamientos para obtener mejores resultados. La inteligencia emocional consiste en aprender a dominar nuestras emociones y a buscar motivaciones para lograrlo.

El cliente demanda cada vez más celeridad y eficiencia en los servicios que espera de la empresa y que acompañan a todos los productos que forman parte de su oferta comercial. Y obviamente, esto no es obra de una sola persona sino de todo un equipo que debe alcanzar metas y cumplir con todas las expectativas que surgen de su producción.

La claridad de objetivos es clave en una pyme. Si el personal no está alineado con los objetivos de la empresa, el resultado de la interacción con los clientes no será satisfactorio y puede conducir al debilitamiento de los vínculos y de la relación entre empresa-cliente.

Implementar equipos de trabajo no significa desconocer las individualidades de los miembros, si no todo lo contrario, incorporar sus diferencias en una mejor combinación para un excelente resultado.

El equipo que atiende las distintas necesidades de los clientes es el “personal de contacto” que es parte esencial de la imagen de la empresa, que provee no sólo productos y servicios sino, soluciones, intervenciones adecuadas y acompañamiento en las decisiones de los clientes.

La producción del equipo tiene que estar orientada en los factores estratégicos de la empresa, que tienen que ser conocidos por todos los equipos que trabajan en ella de acuerdo a sus funciones específicas.

Tanto unos como otros integrantes del equipo deberán evitar situaciones que perjudiquen la relación entre todos los miembros de la organización. Esto se logra concientizando acerca del equilibro a mantener entre los objetivos organizacionales y las metas individuales.

Escucha activa

Uno de los temas claves a tener en cuenta es la capacidad de escucha y atención a las necesidades e inquietudes de quienes interactúan con el equipo.

Una de las actitudes para trabajar en equipo es la necesaria predisposición para escuchar con atención a los demás. El acto mismo de escuchar a otra persona motiva de por sí. El ser escuchado motiva porque satisface la necesidad de ser reconocido y la necesidad de ganarse el aprecio de los demás.

Hay que reemplazar la crítica negativa por la ayuda a visualizar errores o situaciones que se aparten de la modalidad de atención pre-acordada. Es muy importante el rol del líder en este aspecto. Su estilo de liderazgo se acomodará a las distintas situaciones que se sucedan en el diario acontecer de los hechos de la pyme. No se trata de una posición estructurada sino de un abanico de estilos que se aplican a cada tipo de situación en particular.

El éxito en un equipo es de todos los integrantes pero en mayor parte es un activo de la organización, es parte del aprendizaje organizacional que le permite seguir creciendo y seguir aprendiendo de los errores cuando los hubiera, para incorporar dichas experiencias intangibles en el proceso de crecimiento.

Implementar equipos de trabajo no significa desconocer las individualidades de los miembros, si no todo lo contrario, incorporar sus diferencias en una mejor combinación para un excelente resultado.

Por último, y teniendo en cuenta el aspecto emocional del tema, en épocas de crisis como la actual, qué mejor que contar con una red de sostén que nos permita aportar lo mejor que tenemos y recibir del grupo todo el apoyo que necesitamos. La autosuficiencia es la manera más corta de derrochar nuestras habilidades y conocimientos. La actitud está en dar lo mejor para recibir lo mejor.

 


Dejanos tu consulta

NOVEDADES

06/08/2018

HPR: Atención de urgencias las 24 horas

El Hospital Privado de Rosario (HPR) dispone de Guardia las 24hs. para la atención inmediata de emergencias. Cuenta con capacidad médica, tecnológica y edilicia para la asistencia de pacientes en urgencias cardiológicas, traumatológicas y clínicas