Nutrición Lunes 15 de Abril

Dieta versus cambio de hábitos alimentarios

Antonella Crapanzano Lic. en Nutrición

Los pilares para descender de peso y mejorar la calidad de vida.

Desde mi experiencia profesional como nutricionista, la mayoría de los pacientes que se presentan en el consultorio poseen sobrepeso u obesidad en diferentes grados y enfermedades asociadas, tales como: dislipemia (aumento de colesterol, triglicéridos, o ambos), diabetes tipo II e hipertensión. En general, su alimentación es rica en hidratos de carbono (fideos, arroz, pan, panificados) y grasas, pobre en fibra alimentaria (vegetales y frutas) y poco variada. Además, consumen gaseosas u otras bebidas azucaradas, en muchos casos a diario.

Si bien el objetivo de este tipo de pacientes es bajar de peso, no es ése el punto más importante. Existen tres herramientas fundamentales para lograr el éxito del tratamiento:

- Modificar los hábitos alimentarios

- Implementar un estilo de vida más activo

- Controlar las emociones.

Estos, son pilares claves no solo para el descenso de peso sino también para mejorar su calidad de vida.

Cuando hablamos de modificar los hábitos alimentarios nos referimos a un cambio gradual que se logra a largo plazo ¿ Y si hablamos de dieta? Es la palabra que utiliza comúnmente la población para cuidarse y bajar de peso en pocos días. Por lo general, ocurre que al cumplir con determinada dieta en forma estricta, logran la disminución de peso que deseaban, lo mantienen en un corto periodo de tiempo, pero luego vuelven a subir los kilos bajados o incluso aún más.

Esto es así, porque no lograron cambiar sus hábitos, es decir, no aprendieron a comer de manera más saludable.Por tal razón, considero fundamental recurrir a un profesional capacitado en nutrición para aprender a comer saludablemente y corregir aquellos hábitos alimentarios que sean inadecuados.

El segundo pilar básico es implementar un estilo de vida más activo. Hacemos referencia a realizar al menos 30 minutos de actividad física en forma diaria. Muchas veces sucede que no nos gusta practicarla, en ese caso, podremos optar por realizar alguna otra actividad que nos agrade, ya sea bailar, caminar, andar en bicicleta o jugar con los niños.

Por último, tenemos que hablar del control de las emociones. Es fundamental detectar si comemos por hambre o por ansiedad, depresión, angustia, alegría, decepción, etc. Si recurrimos a la comida en todo momento indudablemente, no es por hambr; en ese caso es aconsejable reemplazar la comida por otra actividad, ya sea de relajación u otra para evitar recurrir siempre a los alimentos.

 


Dejanos tu consulta

NOVEDADES

11/02/2019

Hidroterapia: una nueva herramienta terapéutica

Grupo Oroño incorporó una piscina a terapéutica especialmente diseñada para el tratamiento de dolencias osteomusculares, que forma parte de los tratamientos terapéuticos que ofrece GO Kinesio Fisherton.