Administración de Empresas Martes 09 de Mayo

Los emprendedores y la génesis de ideas innovadoras

Lic. Lucila de la Fuente Niel, Lic. Oscar T. Navós

Las buenas ideas deben resolver un problema o una necesidad.

Cómo descubrir las innovaciones o identificar algunos de los predictores de las mismas siempre fue un desafío para  los emprendedores de todos los tiempos.  

Johnson S (autor del artículo “Un puñado de ideas”) identificó  siete patrones que podrían dar origen a las mejores innovaciones. Ellos son:  

-          Adyacencias posibles. Las ideas se suceden como puertas: abra una y encontrará  nuevas, pero sólo si hay algo que las conecta.  La clave es no aislar una idea, sino intentar conectarla con la mayor cantidad de puertas posibles: personas, lugares, otras ideas.

-          Redes líquidas. Las ideas importantes no nacen sólo en el microscopio, sino cuando el investigador habla con colegas cercanos a sus investigaciones. Las ideas no son elementos únicos sino que se conectan entre sí.

-          Lentas corazonadas. Las innovaciones muchas veces surgen de un proceso sumatorio de elementos en donde la paciencia y la contemplación son claves para su consecución.

-          Hallazgos fortuitos. La innovación a veces no puede planificarse ya que los elementos que la componen no siempre están en sintonía y a la vista. Una forma de ayudar a que ocurra lo inesperado es construir redes en las cuales los elementos tengan oportunidad de perdurar, dispersarse y reconectarse.

-          Errores. Hay más oportunidades de que las buenas ideas aparezcan en ambientes con cierto nivel de ruido y error, porque estos factores conducen a situaciones impredecibles que, a su vez, fomentan la innovación.

-          “Exaptación”. En biología se define con este término a un organismo que se adapta a determinadas condiciones sin haber evolucionado hacia eso. Sería la exploración de usos diversos para ideas existentes.

-          Plataformas. En este caso nada monopoliza la creatividad, la innovación puede venir de cualquier parte. Una plataforma de ideas construida para un propósito de innovación determinado puede generar nuevos agentes y éstos le otorgarán otros sentidos a la estructura.

CLAVES para detectar oportunidades de negocios: 

-          Mantenerse informados. Estar al tanto de la coyuntura socio económica es clave para los emprendedores que inician un proyecto.

-          Mirar el entorno. Lo que funciona en otros lugares también puede hacerlo en el propio y aún no haber sido aplicado.

-          Buscar nichos en el mercado. Se pueden optimizar aspectos para que los usuarios mejoren la relación con un producto o servicio.

-          Detectar los intereses de la gente. Hay que descubrir nuevas posibilidades y expandir las necesidades de los potenciales usuarios.

-          Descubrir nuevos y potenciales clientes. Siempre hay que estar atentos a las nuevas segmentaciones del mercado.

-          Definir ventajas diferenciales. Es necesario reconocer en relación a la competencia los elementos diferenciadores de las nuevas propuestas y reconocer también las propias limitaciones.

-          Vincular a la tecnología. Seguramente en el futuro ningún proyecto se podrá concebir sin el uso de nuevas tecnologías.

-          Considerar malas experiencias vividas por el consumidor. Descubrir experiencias en donde los consumidores la pasan habitualmente mal o existen necesidades desatendidas.

-          Analizar si se cuenta con los recursos necesarios. Se hace imprescindible relacionar los recursos con la detección oportuna de oportunidades.

-          Salir de la zona de confort. Se avanza con los nuevos proyectos saliendo del encierro individual y social. Se hace necesario estar abierto a observar dichas nuevas posibilidades de negocios.

Andy Freyre, reconocido emprendedor y empresario, valora como criterio de detección de oportunidades de negocios “el agilizar el sentido de observación diaria para detectar necesidades sobre todo en tiempos de coyuntura recesiva”. Lejos de todo pronóstico, recomienda menos horas de eventos de networking y más tiempo de oficina puliendo ideas.

Agrega el mismo referente emprendedor, “la mayoría encaran errados el camino de los negocios, porque creen que tienen que encontrar una idea disruptiva, como la única cuestión para justificar un emprendimiento exitoso”. Por otra parte, ratifica que no existe la inspiración casual. Sólo una eficiente observación que se debe profundizar cuando hay una crisis, es la alternativa. En las crisis  emergen nuevos problemas que necesitan otras soluciones.

Adicionalmente el autor agrega: “habría que dejar el ego de lado, agilizar los sentidos para identificar experiencias exitosas y saber adaptarlas al mercado local. Por otra parte, muchos emprenden por necesidad y no por convicción y no le meten suficiente energía a la preparación y elaboración del cómo llevar a adelante un proyecto diferencial”

En línea con lo mencionado en el último párrafo, otro concepto muy vinculado con el emprendedorismo es el entusiasmo.

Por ese motivo, algunos autores como Garnett (Viernes de reflexión) recomiendan detectar las causas del entusiasmo o la falta de este para encarar cambios y sentirse mejor como emprendedor para de esta manera llegar a la plenitud personal y al éxito profesional.

Cada emprendedor debería interrogarse del siguiente modo:

-          ¿Cuál es la tarea que más disfruta?

-          ¿Cuántos momentos placenteros experimentó en su trabajo? ¿Cuántos frustrantes o tediosos?

-          ¿Qué impacto produjo en las personas con las que trabaja?

-          ¿Es el tipo de impacto que quiere lograr?

-          ¿Cuáles fueron los desafíos más interesantes que enfrentó? ¿En qué medida se sintió confiado y seguro ante ellos?

-          ¿Qué distracciones le impidieron sacar el máximo provecho de su trabajo? ¿Puede evitar que vuelva a suceder?

De este modo, no perdería el foco en su  misión de emprendedor y seguiría siempre buscando nuevas oportunidades.

CONCLUSIONES

Reconocer las oportunidades y ser capaz de administrar recursos para aprovecharlos y transformarlos forma parte del ADN de los emprendedores. Algunas personas nacen con ciertos rasgos o tendencias que contribuyen a orientarlos hacia el emprendedorismo. Otros mencionan que se trata de  un proceso de aprendizaje que puede ser enseñado a través de la práctica.

Las ideas deben resolver algún tipo de problema o necesidad. Las buenas ideas se presentan de diferentes formas. La clave es identificar aquellas que se vinculan directamente con el emprendedor y su pasión, a tal punto que decida dedicarle varios años de trabajo.

Uno de los principales motivos de fracaso de los startups es la incapacidad de adaptarse a los cambios. Habría que dar pequeños pasos y en cada uno, ir ajustando el desarrollo del emprendimiento. En otros casos, el problema se origina en no tener el equipo correcto en el momento oportuno. En otros, se puede deber a que el producto o servicio no se adaptó al mercado.

El emprendedor tendría que poseer determinadas características: ser optimista, muy persistente,  rodearse de personas inteligentes y estar siempre atento para armar redes o asociarse con quién tiene proyectos similares o complementarios. También debería tener capacidad para comunicar su visión a sus colaboradores, proveedores y clientes, reconocer sus debilidades y tener buena disposición para trabajar en equipo, entre otros elementos diferenciadores.

Diferentes tipos de encuestas de opinión y estudios realizados por Universidades y Consultoras especializados muestran que cada vez más los jóvenes son los que incorporan entre sus opciones de vida y / o desarrollo profesional, la alternativa de ejecutar un emprendimiento o una empresa propia, en actividades de las más diversas, que van desde la tecnología hasta la fabricación de indumentaria, juguetes ecológicos pasando por servicios a empresas, actividades vinculadas al turismo, el diseño, los servicios personales o empresas de economía social, entre otros.

El emprendedorismo se ha convertido en una nueva alternativa para los jóvenes profesionales, en una ventana de oportunidad para ellos. Desde los ámbitos gubernamentales, académicos y profesionales, podría ser necesario fomentar aún más este desarrollo emprendedor y ayudarlos a realizar el primer paso: detectar nuevas, originales, oportunas  y sustentables ideas de negocios.

El desafío está planteado. 


Dejanos tu consulta

NOVEDADES