Dermatología Martes 02 de Enero

Enfermedades de la piel agravadas por el sol

Dr. Sergio Ramonda, Dra. Mariquena Corral, Dra. Eliana Kos - CONSULTORIOS ITUZAINGO

¿Cuáles son y cómo prevenirlas?

En la consulta dermatológica diaria es común observar y diagnosticar dermatosis agravadas o inducidas por la energía solar. La luz del sol se modifica al pasar a través de la atmósfera. Por ello, la radiación que llega a la tierra se compone de la siguiente manera:

56%    → radiación infrarroja (IR) responsable del efecto calórico.

39%     → luz visible (LV).

5%  → radiaciones ultravioletas (RUV) responsables de las acciones biológicas.

Las radiaciones ionizantes, incompatibles con la vida, no atraviesan la capa de ozono. La cantidad y composición de la RUV solar depende de varios factores que debemos considerar a la hora de protegernos de ella:

Latitud: la intensidad de la radiación es mayor en el ecuador puesto que incide perpendicularmente en la superficie terrestre, disminuye progresivamente al acercarnos a los polos.

Altitud: la intensidad de la RUV aumenta con la altura y por lo tanto se incrementa el riesgo de quemaduras.

Espesor de la capa de Ozono (O3): el ozono absorbe gran cantidad de RUV. El espesor de la capa de ozono que hay sobre la vertical de cada lugar del planeta guarda relación directa con la intensidad de la radiación.

Hora del día: la radiación es más intensa entre las 10 y 16 horas, principalmente aumenta la radiación ultravioleta B.

Período del año: en verano los rayos inciden más perpendicularmente y por lo tanto la radiación es mayor. A manera de recuerdo nemotécnico los meses que tengan en su escritura la letra R serán los de mayor cuidado (septiembre a abril).

Efectos de reflexión: a la incidencia directa de la RUV hay que añadir la radiación reflejada por algunas superficies como la nieve, arena,  cemento y agua.

Factores atmosféricos: la nubosidad, polución, humedad, etc., pueden afectar a la cantidad de radiación solar o bien la sensación con la que la percibimos, favoreciendo la posibilidad de sobreexposición.

La mayor exposición humana a la RUV proviene de la luz solar, aunque otras fuentes incluyen las lámparas de fototerapia médica, camas solares, aparatos de soldadura de arco y, lámparas halógenas de tungsteno y fluorescentes no protegidos.

Beneficios del sol

El sol es imprescindible para la existencia y el desarrollo de vida en la Tierra. Sin él, sería un planeta congelado y oscuro. El espectro solar es amplio pero sólo el 2-3% de la RUV, el 32% de la LV y aproximadamente un 60% de la radiación IR alcanzan la superficie terrestre.

Gracias a la radiación IR  el planeta se mantiene caliente haciéndolo adecuado para la existencia de vida en él. La LV permite ver y aporta a las plantas la energía que necesitan para realizar la fotosíntesis. El resto de los seres vivos aprovecha indirectamente esta energía dentro de la cadena alimentaria.

El espectro UV y la LV son responsables de la mayoría de los efectos de la radiación solar sobre los organismos vivos. Existen muchos efectos nocivos pero también efectos positivos, como la acción antidepresiva atribuida a su acción sobre la melatonina. Además la radiación UVB  induce la síntesis de vitamina D que favorece la mineralización de nuestros huesos. La mayoría de las fuentes de energía usadas por el hombre derivan indirectamente del sol. Los combustibles fósiles preservan energía solar capturada hace millones de años, la energía hidroeléctrica aprovecha la energía potencial del agua que se condensa en altura después de haberse evaporado por el calor del sol, etc.

La exposición solar produce efectos agudos que incluyen el eritema (enrojecimiento) o quemadura, el cambio de pigmentación o melanogénesis (bronceado) y la fotoinmunosupresión. Los efectos nocivos tardíos o crónicos son el fotoenvejecimiento y la fotocarcinogénesis (cáncer de piel).

El eritema en función de la intensidad de la exposición puede variar desde un ligero enrojecimiento hasta la quemadura de diferentes grados. Se debe fundamentalmente a la acción de los rayos UVB. 

¿Qué significa estar bronceado?

La pigmentación de la piel o bronceado es consecuencia en una primera fase de la radiación UVA y en una segunda (más duradera) de la UVB.

El bronceado ofrece una protección parcial sobre las quemaduras solares, pero no sobre los efectos tardíos o crónicos. Además las radiaciones UVA y B promueven una serie de cambios que conllevan una depresión inmunitaria, que se puede manifestar localmente en la zona irradiada o en sitios distantes de ésta.

¿Qué son los FOTOTIPOS? 

No todas las pieles tienen la misma sensibilidad al sol. En función de la sensibilidad al eritema y la capacidad para desarrollar bronceado clasificamos los tipos de piel en seis fototipos:

I.  Blanco pálido: no se broncea y sufre quemadura solar siempre

II. Blanca: bronceado mínimo y quemadura solar muy fácilmente

III. Ligeramente moreno: bronceado gradual tras eritema solar y quemadura fácilmente

IV. Tostada: bronceado fácil, quemadura ocasional

V. Morena: bronceado intenso y rápido y quemadura raramente

VI. Negro: bronceado máximo y nunca sufre quemaduras

¿Puede influir mi medicación?

Si está tomando algún medicamento debe consultar con el médico. Algunos medicamentos inducen reacciones de fotosensibilidad (antiinflamatorios, antibióticos, diuréticos, etc.).

Cuando ciertos fármacos y ciertas tinturas absorben la luz UV o la LV se produce una inflamación. Este fenómeno se denomina fotosensibilización (fototoxicidad y fotoalergia).

ENFERMEDADES PRODUCIDAS POR EL EFECTO DEL SOL

Erupción Polimorfa Por Luz

Es muy frecuente en todo el mundo. La frecuencia de la enfermedad en las mujeres es superior al doble que la registrada en hombres. La prevalencia es máxima en personas con el tipo cutáneo I y mínimo con el tipo IV o superior. Es un trastorno adquirido inducido por luz solar y por lo general se presenta durante la primavera. La presentación clínica revela una erupción pápulo-vesiculosa, enrojecimiento y prurito, de distribución simétrica, generalmente localizado en zonas expuestas, que aparece algunas horas después de la exposición a la radiación UV, por lo general a la luz solar y que remite por completo en el transcurso de algunos días o varias semanas. La erupción a veces aparece después de varios días de vacaciones. 

El mejor tratamiento es la prevención. Mejora con la aplicación de pantallas solares de amplio espectro, administración de medicamentos por vía oral o tópica (según la evaluación del especialista) o la fototerapia inmunosupresora profiláctica en dosis bajas.

Prurigo Actínico

Rara erupción papulosa o nodular excoriada pruriginosa y persistente de la piel expuesta al sol y en menor medida de la piel protegida de la luz solar. Comienza durante la infancia y puede remitir en el transcurso de la pubertad, experimentar una exacerbación durante el verano y disminuir de intensidad en el invierno.

El tratamiento de elección es la prevención evitando la exposición solar, además de la utilización de diferentes medicamentos para controlar los síntomas.

Hidroa Vacciniforme

Fotodermatosis cicatrizal crónica rara que a veces se asocia con la infección por el virus de Epstein-Barr.

Se caracteriza por brotes recidivantes de pápulo-vesículas y vesículas inducidas por el sol y generalmente localizadas en la cara y en el dorso de las manos. 

Por lo general comienza en la infancia y a menudo remite en la pubertad, es posible que sea una variante cicatrizal de la erupción polimorfa por luz.

El único tratamiento debidamente comprobado consiste en evitar la radiación ultravioleta y en utilizar pantalla solar de amplio espectro, con alto factor de protección solar. 

Dermatitis Actínica Crónica

Rara erupción eccematosa persistente adquirida que afecta a la piel expuesta al sol y que, a veces, presenta características seudolinfamatosas. Por lo general, afecta a hombres de edad avanzada, pero a veces se observa en pacientes atópicos (alérgicos)  jóvenes. Es inducida por pequeñas cantidades de radiación UVB, a menudo combinada con UVA y a veces, incluso con la LV. 

El tratamiento consiste en evitar estrictamente la radiación ultravioleta y en la administración de medicamentos por vía oral y tópica que son de indicación exclusiva del médico especialista.

Urticaria Solar

Trastorno caracterizado por ronchas inducidas por el sol, ligeramente más frecuente en mujeres.Los episodios se producen entre 5 y 10 minutos después de la exposición solar, o después de una sesión de bronceado en una cama solar, remiten en una o dos horas y pueden ser incapacitantes o, en casos aislados, fatales.

Puede haber sensibilidad a las radiaciones UVB, A, a la LV o a cualquier combinación de estas radiaciones, pero predomina la hipersensibilidad a las radiaciones UVA y a la LV.

Evitar el sol previene la urticaria solar y el uso de pantallas solares de amplio espectro. Incluso para luz visible (LV) con alto factor de protección puede contribuir a prevenirla.

Varias dermatosis que no son inducidas por las radiaciones UV pueden ser agravadas por ellas, entre las más comunes citamos el acné, el eccema atópico, lupus, etc. La evaluación clínica sumada al interrogatorio generalmente permite arribar al diagnóstico correcto, aunque el diagnóstico de certeza puede requerir de diversos estudios específicos.


Dejanos tu consulta

NOVEDADES