Administracion Miércoles 27 de Diciembre

Superando conflictos en las pymes

Dra. CP Alicia S. Nebbia - Consultora Organizacional

Tolerancia, empatía, seguridad y confianza en uno mismo, son conceptos claves para llegar a un acuerdo.

¿Por qué es difícil tomar decisiones en un pyme? Nos referimos a aquellas pensadas, estratégicas, orientadas a futuro, diseñadas para crecer y alcanzar objetivos importantes y valiosos.

Pues es difícil por una serie de costumbres, realidades y situaciones que pintan de cuerpo entero a las empresas:

a) El ámbito indicado para tomar este tipo de decisiones es justamente aquel donde se reúnen los socios con sus gerentes y/o asesores para visualizar el futuro de la organización y es, en la mayoría de los casos, al cual se le resta importancia, se minimiza su valor y se improvisa permanentemente. Estamos hablando del espacio del DIRECTORIO, que debe ser tenido en cuenta, más allá del tamaño que tenga la pyme, más bien aceptando la importancia de los temas que hay que tratar en él y que determinan la supervivencia, el crecimiento y el desarrollo de las mismas.

b) Porque los socios o propietarios individuales de las pymes destinan la mayoría de su tiempo a operar y ven con desconfianza la inversión del mismo en este espacio de aprendizaje, planeamiento, proyección y evaluación de los resultados que se obtienen de acuerdo a las estrategias alternativas que se vayan implementando. Porque donde hay personas hay conflicto que es una consecuencia de las interacciones humanas en una organización. Estos conflictos se producen por:

1) oposición o desacuerdo entre los socios y otros integrantes de la organización

2) por las distintas formas de ver las cosas,

3) por una guerra silenciosa producida por rivalidades sostenidas en el tiempo sin que nunca se pongan sobre la mesa.

d) Porque los vínculos societarios, con los colaboradores y con los asesores externos se construyen con el tiempo y la confianza en los acuerdos tácitos o explícitos celebrados al iniciarse la interrelación personal y funcional.

e) Cuando los conflictos no se previenen o se gestionan adecuadamente para ser superados, se trasladan automáticamente al campo de trabajo laboral, sobre todo en las empresas familiares.

f) Cuando las grietas insoslayables provienen de los problemas de la familia, y no se puede construir un muro que impidan su proyección al ámbito de la empresa, socavan la cultura y se convierten en una fuente inagotable de conflictos que terminan destruyendo la funcionalidad y productividad de la pyme que se transforma así en el escenario predilecto de estas relaciones humanas basadas en desigualdades, frustraciones, luchas sostenidas en el tiempo, guerras por el poder y por la acumulación y otras situaciones que terminan tarde o temprano con la vida de las pymes.

g) Las razones que originan conflictos trasladables al espacio empresarial se refieren a: distintas personalidades, creencias opuestas, desconfianza, distintos estilos de vida, subculturas que no pueden complementarse, distintos juegos de poder, ocultamiento de verdades que emergen con el tiempo generando mucho daño a todos los demás integrantes por no haber sido conversado a tiempo, tendencias a los canales informales de comunicación, imposibilidad de trabajar en equipo a formar redes de aliados.

¿Cómo atravesar los conflictos?

Las situaciones que facilitan el surgimiento de conflictos son: clima organizacional poco propicio, comunicación deficiente y atracción por las luchas de poder.

Para prevenir los conflictos tenemos que saber cómo se generan y cómo se proyectan en espiral. Para ello vamos a clasificarlos en:

a) Conflicto latente: existen las condiciones básicas para que se produzcan pero no han sido todavía reconocidas.

b) Conflicto percibido: la causa del conflicto es reconocida por todos o algunos participantes.

c) Conflicto sentido: la tensión comienza entre los participantes aunque la lucha no comienza todavía.

d) Conflicto manifiesto: la lucha está en camino y las conductas de los participantes demuestran la existencia del conflicto.

Una vez reconocidos los conflictos se pueden prevenir o resolver de diferentes maneras: por dominación, por evasión, por compromiso, por negociación o por acomodación.

A partir de lo cual podemos distinguir dos formas posibles de atravesarlos:

a) Por CONSENSO: acuerdo producido por consentimiento ente todos los miembros de un grupo o entre varios grupos.

b) Por DISENSO: expresa la situación contraria o falta de consenso.

A partir de estos conceptos podemos entender el ACUERDO como la manifestación de convergencia de distintas voluntades con la finalidad de producir efectos que sean adecuados para prevenir o resolver conflictos.

Las cuestiones esenciales para llegar a un acuerdo son:

1) Tolerancia: actitud de la persona que respeta las opiniones, ideas, actitudes de las demás personas aunque no coincidan con las propias.

2) Empatía: capacidad para ponerse en el lugar del otro y saber lo que siente o lo que puede estar pensando.

3) Seguridad en uno mismo: confianza en una misma para visión para cumplir y hacer cumplir objetivos.

Estas últimas tres cuestiones son esenciales también para ejercer el liderazgo dentro de la organización. Esta capacidad no es privativa de todos los socios. Sólo en algunas personas fluye naturalmente y es en esa aptitud donde debe basarse el respeto y el reconocimiento de los demás directivos para que la influencia sobre la organización sea totalmente productiva y opere a favor de todos, dejando a un costado los celos o la falsa competencia.

Saber reconocer y aceptar la mejor capacidad de llegar a los demás e influir en ellos para alcanzar los objetivos organizacionales es una de las capacidades más importantes de cualquier miembro de un grupo empresario pyme.

Y por último recordemos que sin consenso no hay acuerdo y sin acuerdos no se puede avanzar y generar mayor valor agregado para fortalecer el proceso de crecimiento y desarrollo de una pequeña o mediana empresa.

 


NOVEDADES