Educación Miércoles 02 de Diciembre

Diplomatura en innovación para el agregado de valor de la cadena de la soja

Este proyecto de UCEL comprende otros aspectos relacionados con la investigación, el desarrollo y la vinculación tecnológica.

La Universidad del Centro Educativo Latinoamericano (UCEL) lanzó una Diplomatura en innovación para el agregado de valor de la cadena de la soja.  Este curso se iniciará en abril de 2016 y se lleva a cabo de manera conjunta con el INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial) y el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria).

“En el marco de un convenio entre UCEL, INTI e INTA, estamos generando distintos tipos de actividades que tienen que ver con capacitación, investigación, desarrollo e innovación y con la vinculación tecnológica”, explica el Dr. Ignacio Daniel Coria, Rector de UCEL.

 Dentro del área de capacitación, se ha generado esta diplomatura que brindará capacitación en temas vinculados a la cadena de la soja, las alternativas tecnológicas y aspectos económicos y financieros para el agregado de valor a partir de los procesos de industrialización.

“Nuestro desafío es ofrecer una capacitación que aporte las herramientas prioritarias para maximizar el agregado de valor, bajo el formato de una Diplomatura de la principal cadena agroindustrial Argentina. De modo que se consolide una oferta específica donde se puedan formar actores públicos y privados, que sean capaces de potenciar la generación de procesos de agregado de valor con el respectivo desarrollo económico y social de los territorios involucrados”, señala el rector.

Esta diplomatura, que se dictará una  vez por semana y está abierta al público en general, está orientada a empresarios, emprendedores, productores agropecuarios, gerentes y mandos medios que deseen profundizar y/o actualizar sus conocimientos sobre la cadena de valor soja; representantes de cámaras empresarias, asociaciones sindicales y sector público vinculados a los desafíos de la cadena de valor soja; profesionales, técnicos, prestadores de servicios de la industria y derivados; estudiantes avanzados de carreras afines.

Según señaló el Dr Coria, tiene tres áreas diferenciadas: El estudio del poroto de soja, la planta y sus características; La transformación en distintos productos alimentarios a través del poroto y La posibilidad de obtener productos que no sean alimentarios partiendo de los derivados de la soja.

Dentro de los objetivos específicos del programa se destacan:

1. Capacitar a los asistentes en las temáticas vinculadas al Agregado de Valor de la cadena soja, sus derivados y subproductos.

2. Trabajar sobre los procesos tecnológicos de la industrialización de la soja desde una perspectiva teórica práctica.

3. Dar a conocer y fomentar la utilización de herramientas de análisis y síntesis de la información disponible para apoyar el proceso de toma de decisiones.

4. Estimular el pensamiento estratégico para la identificación de las oportunidades, desafíos y problemáticas vinculadas a la industrialización de la cadena de valor soja.

5. Generar capacidades a nivel de los territorios para contribuir con su desarrollo sostenible.

El eje en la investigación, desarrollo y producción.

La generación de este curso es parte de un proyecto integral concebido junto con el INTI y el INTA, que comprende otros aspectos, en el que se destaca la investigación, desarrollo y producción.  Otras de las instituciones que forman parte en lo que es la investigación es el CONICET.

Para articular con éste  y otros proyectos institucionales,  UCEL cuenta  con una Plata Piloto de preparación y extracción de aceites y grasas vegetales en la localidad de  San Jerónimo Sud, puesta al servicio de la  innovación científica tecnológica  del complejo agroalimentario y agroindustrial de nuestra región ( Acuerdo UCEL – ASAGA ) .  “Esto se va a canalizar en la elaboración de líneas de investigación aplicadas , que tienen que ver con generar conocimientos  dentro de una Universidad que proyecta su futuro buscando protagonizar procesos de Innovación socio productivos  a partir del  agregado de valor en origen ”, dice el rector.

Esta infraestructura científica tecnológica no sólo contempla el proceso extractivo sino que se extiende al tratamiento posterior de las harinas obtenidas para su utilización con fines alimentarios, tanto para seres humanos como también para animales. Además, el aceite y las grasas extractadas podrán ser sometidas, al igual que las harinas, a procesos especiales, como por ejemplo la refinación,  con el propósito de adicionar valor y ampliar las posibilidades de utilización con fines alimentarios e industriales (biodiesel y otros).

 Otro de los aspectos es el de la Vinculación Tecnológica, con el objetivo de lograr la aplicación de nuevos conocimientos técnico-científicos, así como también producir cambios conceptuales en productos, procesos y/o formas organizacionales que tengan un impacto significativo para la economía de las empresas del sector aceitero, como por ejemplo: mejorar la productividad, minimizar costos, propender a la apertura de nuevos mercados, generar formas de apropiación de los beneficios de la innovación tecnológica desarrollada, etc.


NOVEDADES