Educación Lunes 24 de Agosto

Para ser ciudadano del mundo serán necesarias nuevas habilidades y competencias

Dr. Edgardo N. De Vincenzi* Rector Emérito de la Universidad Abierta Interamericana (UAI)

La educación debe pensar en pedagogías que desarrollen las habilidades para hacer frente a situaciones inimaginadas mediante capacidades de previsión y prevención.

La crisis desatada a nivel mundial, producto del avance voraz del COVID-19, se ve reflejada en todas las esferas y sectores del mundo. 

Sin dudas, somos protagonistas de cambios y adaptaciones impensados en educación, cultura, salud, turismo, trabajo y producción, política, etc.  De hecho, tan impensados que, hasta ahora, nadie había escrito “tratados” acerca de cómo conducir dichos sectores ante escenarios tan complejos e inciertos como el que se despliega en la actualidad.

Dan cuenta de esto los cambios que se suscitan sobre la marcha, en el día a día, minuto a minuto. Por ello, hoy más que nunca y en lo referente a educación, se debe poner el foco en formar ciudadanos del mundo, no solo con habilidades y competencias para adaptarse a escenarios previsibles, planificados, sino a los impensados y excepcionales como el que nos impone la pandemia y con ella, la necesidad del aislamiento.

Ante esta problemática, la educación debe pensar firmemente en pedagogías que -además de habilidades y competencias relacionadas a la comunicación, el arte, ciudadanía responsable, cuidado de sí mismo, aprendizaje autónomo y desarrollo, creatividad, pensamiento crítico, resiliencia, etc- desarrollen las habilidades para hacer frente a las situaciones imprevistas por medio de las capacidades de previsión y prevención. Éstas colaborarán con la anticipación ante escenarios posibles, no para llevarlo a vivir en incertidumbre e improvisación, sino por el contrario, a certezas de que, si algo sucede, se puede contar con las herramientas para afrontar la realidad en forma y tiempo.

Hacia un mercado de trabajo exigente

El COVID-19 ha venido a enseñarnos que de aquí en mas, la posibilidad de ser “Ciudadano del Mundo” dotado de la capacidad de anticiparse a lo imprevisto, será condición para no ser un inhabilitado social; yaque, frente a la seria y significativa crisis y desocupación mundial, el mercado del trabajo (que ocupa entre el 60 – 80% del tiempo de la vida terrena) va a ser, más que nunca, exigente en el hacer de nuestro trabajo profesional, social y humano con la mayor calidad, en el menor tiempo y al menor precio, para competir en la Aldea Global.

Nuestro mensaje es claro. No podemos seguir con las pedagogías existentes, porque el mundo requiere transformarlas ya que se avecinan cambios altamente significativos que brindarán a los estudiantes, nuevas habilidades y competencias para que ser “Ciudadano del Mundo”, sea una realidad.

En ello estamos trabajando desde el “día cero” con el Sistema Pedagógico VanEduc – Vanguardia Educativa, para educar en la creatividad crítica y resiliente, y en la capacidad de capitalizar las crisis y transformarlas en oportunidades. Porque en las crisis los capaces crecen y los mediocres fenecen.

 


NOVEDADES