Estética Jueves 29 de Marzo

Hilos tensores, rejuvenecimiento facial sin cirugía

Dra. Nieves Gonzalez. Go Medicina Estética

Revolucionario procedimiento de medicina estética que favorece la generación de colágeno y la revitalización de tejidos

El paso de los años provoca una lenta y continua reabsorción ósea y su reducción genera un desequilibrio entre la masa ósea y el resto de los tejidos. A esto debemos sumarle las continuas fluctuaciones hormonales, circulatorias, tisulares que van modificando la estructura muscular y ósea acompañada de reducción del tejido conectivo, del tono, del trofismo de la piel y del sistema de sustentación con caída y deflación de los tejidos por acción de la gravedad.

Debido al envejecimiento, la piel no es capaz de sustituir todo el colágeno y elastina que se destruye de forma fisiológica con la edad.

La técnica de lifting facial no quirúrgico con hilos PDO se ha convertido en un revolucionario avance en medicina estética.

El tratamiento con hilos de sustentación está basado en la implantación de múltiples hilos (PDO) de polidioxanona. Estos hilos crean una red vectorial que actúa como soporte de los tejidos paliando los efectos de la flacidez y las arrugas indeseables.

El rejuvenecimiento cutáneo se consigue por dos motivos. Por un lado, hay renovación de fibras (las más antiguas tienen menos tensión por haber sufrido procesos de daño oxidativo) por estímulo directo del hilo sobre el fibroblasto. Y por otro lado, por estímulo sobre la microcirculación del área tratada mejorando la oxigenación y llegada de nutrientes.

El tratamiento favorece la colágeno génesis y revitalización de los tejidos en las zonas tratadas.

Colocados en el plano correcto de la piel y localización anatómica exacta producen un efecto de recuperación de la consistencia de la dermis y tensión ( lifting no quirúrgico) mejorando de manera evidente y natural la flacidez, y reposicionando el descolgamiento de los tejidos.

Un procedimiento seguro

El profesional médico especializado, mediante técnicas avanzadas de máxima precisión y con el diseño especifico del hilo, podrá obtener el resultado de atenuación y en ocasiones la eliminación de arrugas superficiales de la piel en un procedimiento totalmente ambulatorio, prácticamente indoloro y mínimamente invasivo ya que se aplican fácilmente, con anestesia local, no requiere internación debido a que el paciente no necesita un tiempo de recuperación pudiendo reincorporarse a sus actividades cotidianas de forma inmediata.

Los hilos tensores usados para este fin, son llamados PDO. Químicamente son hilos de polidioxanona, un biopolimero sintético, biodegradable, cristalino, sin olor, totalmente reabsorbible y biocompatible con el organismo. Es decir que se trata de un material completamente seguro que no produce alergias ni rechazos y no presentan efectos colaterales. En ocasiones puede generar una leve inflamación en el área tratada que remite a las pocas horas.

Los hilos se implantan en la dermis profunda con la utilización de agujas muy delgadas y flexibles de distintas longitudes, adecuadas a cada zona que minimizan el dolor durante la aplicación y facilitan la penetración y suave progresión a través de la dermis, produciendo el efecto lifting inmediato y a posteriori ya que con el paso del tiempo y el favorecimiento de la producción de colágeno también genera una mejoría global del aspecto y calidad de la piel.

El número de hilos a utilizar variará en función de las condiciones de cada paciente, pero se estima el uso de entre 12 y 15 hilos por área a tratar.

Un tratamiento de rejuvenecimiento facial completo, incluido cuello, puede requerir la utilización de entre 40 y 60 hilos aproximadamente.

La seguridad de la técnica de los hilos tensores está garantizada por la combinación de materiales ampliamente conocidos y utilizados en cirugía cardiovascular desde hace años y las técnicas adecuadas por médicos profesionales debidamente cualificados.

La polidioxanona es completamente reabsorbida por el organismo en un plazo de seis a 8 meses por absorción biológica (acción enzimática) o por hidrólisis, pero el efecto tensor provocado por la colágeno génesis endógena se prolonga a un tiempo de 12 a 18 meses pudiendo ser reforzado con sucesivos tratamientos y combinado con otras opciones terapéuticas      ( toxina botulínica, acido hialuronico, colágeno).

El efecto logrado por los hilos tensores

La aplicación de hilos tensores está indicada especialmente para:

  • Mejorar el tercio inferior del rostro, lograr un efecto reafirmante y de sujeción con reposicionamiento de los tejidos.

  • Obtener un efecto reductor sobre todo en área de la papada y laterales de la cara y cuello.

  • La versatilidad de los hilos permiten elevar cejas, mejillas y recalibrar el área malar.

  • Minimizar líneas de expresión, arrugas de la frente, patas de gallo, contorno de ojos.

  • Elevar el arco de la nariz o tratar su estrechamiento, minimizar el surco nasogeniano.

  • Mejorar sustancialmente el perfil de la mandíbula.

Son la primera opción terapéutica a la hora de combatir la elastosis (proceso fisiológico condicionado por la cronobiología y la exposición a factores exteriores, especialmente el fotodaño solar) que clínicamente se traduce en flacidez y caída de los tejidos y se han convertido en la mejor propuesta no quirúrgica del lifting.

 


NOVEDADES