Andrología Jueves 10 de Agosto

Presente y futuro de la disfunción sexual masculina

Dra. Malen Pijoan - Especialista Jerarquizada en Urología. Especialista en Andrología. Doctorada en Medicina. Elas. Grupo Oroño

Hacia un nuevo paradigma

La salud masculina ha surgido como un nuevo campo de la medicina en respuesta a las demandas y a los cambios en el estilo de vida. Una visión con enfoque de género de la salud, ante las necesidades que sólo enfrentan los hombres, ha impulsado a médicos a establecer estrategias específicas.

Cuando se analiza históricamente la salud masculina, la focalización de dirige exclusivamente al sistema genitourinario. La infertilidad, las enfermedades de la próstata, los síntomas urinarios y cáncer, se han considerado como enfermedades masculinas para ser tratadas en forma aislada por el urólogo. Poco se ha pensado sobre la interconexión que pueda haber entre este sistema y de qué manera el comportamiento o el ambiente pueden contribuir significativamente en la ocurrencia de estas enfermedades.

En las últimas dos décadas han surgido ciertas preguntas masculinas. Una de ellas es

 

La salud de las personas se expresa, entre otros indicadores, en la percepción y conducta que los individuos tienen frente a sus propios síntomas. En el caso del sexo masculino, es notable como tiende a consultar más tardíamente.

 

La disfunción eréctil (DE) es un problema frecuente en el hombre, cuya prevalencia aumenta con la edad y que afecta de forma importante a su salud física y mental y a su calidad de vida. Aunque puede tener un origen psicogénico, en la mayoría de los casos la DE es un síntoma de existencia de disfunción endotelial, un mecanismo fisiopatológico que comparte con las enfermedades cardiovasculares, entre otras.

 

LOS FACTORES DE RIESGO DE LA DISFUNCIÓN ERECTIL

 

Hoy se sabe que los factores de riesgo deben jerarquizarse, por ello fueron temas de importancia en el Congreso Americano de Urología (AUA) realizado en mayo de este año en Boston (Massachusetts. EEUU), donde como conferencista, desarrollé las comorbilidades en pacientes con disfunción eréctil, resaltando que factores cardiovasculares como la hipertensión y la hipercolesterolemia deben ser evaluados.

 

El 50% de los hombres que padecen diabetes presentan disfunción eréctil (DE) causada por su enfermedad, lo que significa que 1 de cada 2 hombres con diabetes pueden presentar DE.

El sedentarismo, la obesidad y la depresión son también prevalentes en esta patología.

Existe evidencia que demuestra que fumar cigarrillos es otro factor de riesgo y sugiere una relación dosis-respuesta positiva, de modo que el aumento de la cantidad y la duración del tabaquismo se correlacionan con un mayor riesgo de DE.

 

Un capítulo aparte son las patologías urológicas directas que serán desarrolladas en octubre del corriente año en el Congreso de la Confederación Americana de Urología (CAU) donde tendré la oportunidad de exponer sobre:

 

Patologías Penianas: Curvaturas penianas congénitas o adquiridas, enfermedad de la Peyronie.

Hiperplasia prostática y síntomas del tracto urinario inferior asociados a DE.

Cáncer de próstata y DE.

 

Y uno de los temas con mucha vigencia es: La Deficiencia Androgénica en el Envejecimiento Masculino (DAEM) o Hipogonadismo de Inicio Tardío en Adultos (HTA). Este síndrome es distinto de su equivalente femenino, la menopausia, en varios aspectos:

 

  • No ocurre en todos los hombres que envejecen
  • Raramente presenta síntomas o señales típicos, como los sofocos
  • No se manifiesta en un grupo de edad específico.

Estas características hacen que la sospecha diagnóstica y el propio diagnóstico sean más difíciles. Se estima que entre un 5 y un 15% de pacientes con DE tiene niveles subóptimos de testosterona total, aunque esta cifra varía en función del criterio utilizado para diagnosticarla.

 

Tratamientos individualizados 

 

Los tratamientos son muy variados y dependen de cada individuo.

Los fármacos orales fueron la revolución y con respuestas muy satisfactorias (cada vez con moléculas mas complejas). El reemplazo hormonal en casos de necesidad, la nueva terapia intrauretral, inyecciones intracavernosas, aparatos de vacío y las nuevas líneas de implante peniano (prótesis de pene). Todas ellas deben ser indicadas de acuerdo a cada necesidad.

 

Aunque la DE es un trastorno benigno, afecta a la salud fîsica y psicosocial y tiene una repercusión importante en la calidad de vida de quienes la padecen.

 

La DE es fácilmente detectable y suele ser una causa por la que el hombre acude al médico. Este hecho nos ofrece una valiosa oportunidad para analizar la presencia de factores de riesgo, de tratarlos adecuadamente, de establecer estrategias de prevención que actúen sobre los factores de riesgo modificables y elegir el tratamiento conveniente.

 

 


NOVEDADES