Andrología Viernes 03 de Marzo

¿Qué sabemos sobre el diagnóstico de infertilidad en el hombre?

Dra. Ma. Malén Pijoan - Especialista en Urología y Andrología - Sanatorio Parque. Grupo Oroño.

Las causas de infertilidad pueden ser muy variadas, por lo que la evaluación de los factores de riesgo y un correcto examen físico son fundamentales.

Histórica y culturalmente el problema de la infertilidad se atribuyó a las mujeres. El examen se centraba en el cuerpo femenino y al hombre se lo estudiaba cuando ya no quedaban opciones. Hoy el análisis se hace en conjunto, incluso en  un porcentaje alto  de los casos, la dificultad para tener hijos es compartida.

Las causas de la infertilidad en el hombre son variadas, pueden tener su origen en trastornos hormonales, condiciones laborales, padecimiento de enfermedades crónicas o antecedentes genéticos, enfermedades infecciosas entre otras. También puede deberse a disfunciones sexuales  que pueden alterar la mecánica del coito, las cuales deben ser evaluadas y tratadas. Independientemente de quien sea el portador de la dificultad, hay una pareja que no puede concebir un hijo.

Definición de infertilidad masculina.

Para dar una definición de infertilidad masculina, podemos comenzar diciendo que se presenta cuando el varón, luego de un año de relaciones sexuales sin protección de él o de su mujer, no logra un embarazo.

Entre las razones podemos mencionar alteraciones en el ámbito testicular, obstrucción de conductos,  trastornos en la eyaculación o erección y alteraciones en el semen.

Ante un problema de infertilidad en la pareja un 40% sería por causas masculinas, otras  por causas femeninas y la restante corresponde a razones mixtas o combinadas, en las cuales tanto el hombre como la mujer tienen inconvenientes para tener hijos. 

 

El diagnóstico y los factores de riesgo

Cuando el paciente llega al consultorio se le realizan una serie de preguntas que permiten investigar los factores de riesgo de la infertilidad. Debe ser tan completo como sea posible y considerar:

- La duración de la infertilidad de la pareja,

- Los antecedentes de embarazo previos, si los hubiese.

- Exposición a diferentes tóxicos,

- Las medicaciones actuales o pasadas (anabólicos, antiandrógenos, ketoconazol, etc),

- Los antecedentes quirúrgicos, sobre todo los de la esfera urogenital (cirugía en la infancia de hernia inguinal, cirugía de descenso testicular),

- Los antecedentes de infecciones génito-urinarias.

- Los antecedentes de traumas testiculares.

- Consumo de sustancias como la nicotina, ya que podría incidir en el déficit en número y movilidad de los espermatozoides.

- Frecuencia de relaciones sexuales,

- Las costumbres (sauna, prendas íntimas, alcohol),

- Los antecedentes de enfermedades infantiles (parotiditis),

- Los antecedentes familiares (patologías genéticas),

- La presencia de una patología crónica (diabetes, celíacas, tiroideas.).

El examen Clínico

El examen físico de los pacientes es muy importante. En la biología de la reproducción, el examen de las bolsas testiculares (volumen y consistencia) y el estudio de las azoospermias (falta de espermatozoides en el eyaculado) es esencial.

Es fundamental evaluar la presencia de los conductos deferentes que son los  encargados de trasportar el semen desde el testículo hasta la emisión en el  eyaculado durante el coito. El examen puede poner de manifiesto quistes testiculares o del epidídimo, además de detectar la presencia de un eventual varicocele (varices testiculares), nódulos testiculares.  Ante la menor duda o la menor anomalía, es importante orientar al paciente hacia un urólogo. 

El Espermograma  

Es el estudio del semen que evidencia la potencialidad de fertilidad de los varones.

El conocimiento de estos parámetros básicos como la concentración, movilidad y morfología permiten conocer el tipo de alteración que tiene.

La concentración de espermatozoides determina la cantidad de espermatozoides por unidad de volumen de eyaculado, la movilidad estable el porcentaje de espermatozoides con una movilidad aceptable y la morfología estudia la formas de los mismos. (cabeza, cuerpo y cola).

Los tratamientos

Los procedimientos para revertir la infertilidad en el hombre pueden ser médicos o quirúrgicos. En los primeros se trata al paciente con medicamentos que aumentan la producción de espermatozoides o potencian la movilidad de los mismos.

En cuanto a las cirugías, entre estas se encuentra la corrección del varicocele. El varicocele es una várice que se presenta en las venas testiculares. Estas várices  pueden afectar la función de los testículos, porque les aumentan la temperatura y los mantienen con poco oxígeno (hipoxia) lo cual produce un deterioro en la cantidad y la calidad del semen. La varicocelectomía, es decir, la corrección del varicocele, debe hacerse en casos en que sea realmente necesario teniendo en cuenta la edad del paciente y la repercusión de esta patología en la calidad seminal.

En los pacientes azoospérmicos (sin espermatozoides en el eyaculado) debe recurrirse a la microcirugía de la vía espermática seminal, ya sea para recuperar espermatozooides del testículo o el epidídimo, madurarlos in vitro y luego utilizarlos para técnicas de alta complejidad. 

Hoy, con los procedimientos actuales y los fármacos disponibles, un diagnóstico de infertilidad puede significar que el camino hacia la paternidad sea un desafío pero no una imposibilidad y  la consulta es el primer recurso para poder evaluar todas las dudas.

 

mpijoan@intramed.net.


NOVEDADES