Cardiología Lunes 24 de Agosto

Las pandemias desconocidas

Dr. Fabian Diez. Médico Cardiólogo. Sanatorio Parque

La Insuficiencia Cardíaca y la Diabetes son enfermedades multifactoriales crónicas no trasmisibles que se interrelacionan afectan a millones de personas en todo el mundo.

Las enfermedades multifactoriales crónicas o “no transmisibles” han sido identificadas como “la epidemia invisible”, porque van horadando la salud comunitaria de una forma paulatina y poco aparatosa. La alta cantidad de pacientes que las padecen y la carga asociada adquieren niveles tan altos como para que desde el punto de vista de su evolución exista lo que podría considerarse epidemia o, globalmente, pandemia.

Las enfermedades multifactoriales crónicas o “no transmisibles” afectan a todas las poblaciones, no sólo a las más desarrolladas, sino también de forma especial a las menos favorecidas. En este artículos abordaremos dos de ellas: la Diabetes y la Insuficiencia Cardíaca, ambas interrelacionadas, muy frecuentes e invalidantes.

DIABETES: 347 MILLONES DE PERSONAS AFECTADAS

La diabetes mellitus (DM) es una de las enfermedades más comunes y frecuentes en el mundo. Los factores que más han contribuido a este incremento son el envejecimiento poblacional, el sedentarismo y el aumento de la obesidad

Existen dos tipos de Diabetes, la tipo 1 o Infanto-Juvenil y la tipo 2  o del Adulto. La Diabetes de tipo 2, se considera un factor de riesgo cardiovascular mayor, quizá el más importante de todos. Hace ya más de 20 años,  se comprobó que los sujetos con DM tenían un riesgo mayor de presentar Insuficiencia cardíaca a lo largo del tiempo en comparación con los sujetos no diabéticos. El pronóstico de la Insuficiencia cardíaca en los diabéticos frecuentemente es desfavorable.

En los últimos años, la diabetes alcanzó a ser en la Argentina y en el mundo un problema de salud pública con proporciones de pandemia. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo hay más de 347 millones de personas que padecen esta enfermedad.

El tratamiento integral de la diabetes es más que sólo controlar estrictamente los niveles de glucosa en sangre, ya que existe una alta prevalencia de complicaciones cardiovasculares que son independientes del control del azúcar en sangre. Casi la mitad de las personas con diabetes puede duplicar el riesgo de padecer un infarto y/o insuficiencia cardíaca.

INSUFICIENCIA CARDIACA Y ENFERMEDAD CORONARIA

Por otra parte, la insuficiencia cardíaca es la incapacidad del corazón para mantener los requerimientos adecuados de sangre al resto del organismo. Se produce una falla del músculo cardíaco encargado de recibir y expulsar la sangre del corazón, provocando que los órganos y tejidos reciban una menor cantidad de oxígeno y nutrientes. La principal causa de insuficiencia cardíaca en occidente es la enfermedad coronaria. Sin embargo, hay otras causas como enfermedades valvulares, hipertensión arterial o enfermedades propias del músculo cardíaco. En este sentido, la diabetes, a través de distintos mecanismos, produce alteraciones en el corazón que pueden desencadenar en insuficiencia cardíaca, incluso en ausencia de enfermedad coronaria o hipertensión arterial.

La enfermedad presenta variados síntomas y algunas manifestaciones como:

  • Tobillos inflamados y pies hinchados.
  • Dificultad para respirar.
  • Cansancio al subir escaleras o caminar distancias cortas.
  • Necesidad de usar varias almohadas al dormir para facilitar la respiración.

En ambas patologías lo más importante es la prevención. Un control periódico con el médico de cabecera es fundamental para evitar la aparición y la progresión de los síntomas.

Para mejorar el pronóstico de nuestros pacientes, es esencial cuidar los factores de riesgo, un diagnóstico temprano y adecuados tratamientos que ayuden a prevenir la aparición de los efectos de la diabetes en el corazón.

Es importante mantener un estilo de vida saludable, evitar el sedentarismo, seguir una buena alimentación y evitar el consumo excesivo de sal.

Los principales objetivos en la atención del sujeto diabético con cardiopatía son la reducción del número de eventos cardiovasculares a corto y largo plazo, además de intentar mantener la máxima funcionalidad y calidad de vida posible.

La atención de estos pacientes crónicos, mediante un abordaje integral, continuado y longitudinal, haciendo prevención, diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado favorece a mejorar la Calidad de Vida de los mismos.

Abordaje de la Insuficiencia Coronaria

Existen diversos medicamentos que pueden ayudarle a mejorar los síntomas, su calidad de vida y el pronóstico, evitando nuevos episodios de IC.

En algunas ocasiones, los médicos pueden corregir la insuficiencia cardíaca tratando la causa de fondo. Por ejemplo, al reparar una válvula cardíaca o al controlar la aceleración del ritmo cardíaco se puede revertir la insuficiencia cardíaca. Sin embargo, para la mayoría de las personas, el tratamiento de la insuficiencia cardíaca implica equilibrar los medicamentos correctos y, en algunos casos, usar dispositivos que ayuden a que el corazón lata y se contraiga correctamente.

Es probable que se necesite más de un fármaco durante la vida del paciente dependiendo de los síntomas y de cómo evolucione su enfermedad.

La insuficiencia cardíaca es una enfermedad crónica que necesita control de por vida. No obstante, con tratamiento, los signos y síntomas pueden mejorar y el corazón puede fortalecerse. El control periódico y el tratamiento adecuado aumentan la sobrevida y mejoran la Calidad de Vida de nuestros pacientes.


NOVEDADES