Cardiología Lunes 04 de Octubre

Para que nuestro corazón no deje de latir

Dr. Gerardo Zapata. Jefe de Unidad Coronaria del ICR. Vice presidente 2do de la Federación Argentina de Cardiología

Las campañas apuntan a reducir un 25% la mortalidad prematura para el año 2025, a través de la promoción, prevención y educación en toda la población.

Desde el año 2000, se celebra cada 29 de Septiembre el “Día Mundial del Corazón”. La Federación Mundial del Corazón (World Heart Federation), con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud, trabajan para promover la salud cardiovascular de manera tal de poder reducir en un 25% la mortalidad prematura por enfermedades cardiovasculares para el año 2025.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo, más que el cáncer, las enfermedades respiratoria y la diabetes. Cada año mueren alrededor de 18 millones de personas por problemas cardíacos y cerebrovasculares, y se espera que esta cifra trepe a más de 23 millones para el 2030.

En los países del primer mundo estas cifras aumentarán debido al incremento de la esperanza de vida y a la elevada prevalencia de factores de riesgo relacionados a un estilo de vida ocioso, como las comidas rápidas, obesidad, sedentarismo, estrés laboral, tabaquismo. Sin embargo, esta idea de que las enfermedades cardiovasculares solo afectan a varones de mediana edad de países desarrollados, mal alimentados y sobrecargados de obligaciones, ya fue dejada de lado y es hoy un concepto antiguo. Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en países de ingresos medianos y bajos, como nuestro país y tanto varones como mujeres y niños están en situación de riesgo.

El esfuerzo debe concentrarse principalmente en la promoción y prevención, con un enfoque particularmente en la educación de la población.

PRINCIPALES ENFERMEDADES QUE AFECTAN AL CORAZÓN

Ataque al corazón o infarto de miocardio: se caracteriza por el estrechamiento de los vasos sanguíneos encargados de llevar sangre al corazón.

Enfermedades cerebro vasculares: es causada por un sangrado intracerebral o por una falta de llegada de sangre al cerebro por un coagulo u otras causas.

Hipertensión: es la presión arterial alta, y se trata de uno de los mayores riesgos de padecer un infarto.

Angina de pecho: es un tipo de dolor de pecho provocado por la reducción del flujo sanguíneo al corazón.

Arritmia: es una alteración del ritmo cardiaco.

Insuficiencia cardiaca: sucede cuando el corazón no es capaz de bombear la sangre suficiente para cubrir las necesidades del organismo. 

Factores de riesgo cardiovasculares

-         Hipertensión arterial

-         Colesterol elevado

-         Tabaquismo

-         Diabetes o azúcar elevada en sangre

-         Sedentarismo

-         Obesidad

-         Estrés 

¿Qué podemos hacer para cuidar nuestros corazones?

  • Cocinar y comer sano: dieta mediterránea evitando el consumo de grasas saturadas y aumentando la ingesta de omega 3 y pescado. Consumo de verduras y frutas. Frutos secos, nueces y almendras.
  • Hacer ejercicio físico: de tipo aeróbico al menos media hora diaria. Jugar, bailar, caminar, tareas domésticas, ¡todas las actividades cuentan!
  • Limitar el consumo de sustancias perjudiciales como la sal, el tabaco o el alcohol.
  • Controlar el colesterol y el azúcar en sangre.
  • Controlar el peso: la obesidad es un riesgo cardiovascular importante.
  • Control médico.  visita al médico de confianza para realizar controles y estudios para el diagnóstico precoz de las afecciones y el manejo de los factores de riesgo cardiovasculares.

En los tiempos de COVID-19, los pacientes con enfermedades cardiovasculares deben tener un alerta mayor, no solo son más propensos a formas más severas de la enfermedad por Sars-Cov 2, sino que también es posible que descuiden la atención médica que requiere el corazón por temor a contagios. Es importante no dejar de hacerlos.


NOVEDADES

26/08/2021

Maternidad Oroño cumple 10 años.

Una institución que se destaca por ser un establecimiento moderno y de vanguardia que facilita el parto respetado, brindando atención de excelencia a la mamá y el bebé.