Diagnóstico por Imágenes Miércoles 24 de Febrero

La tiroides y la mujer: La importancia del diagnóstico correcto

Dra. Stella Maris Batallés - Especialista en Diagnóstico por Imágenes. Experta en el estudio por imágenes de la glándula tiroides

Si bien la patología nodular es frecuente, sobre todo en la mujer, el cáncer de tiroides se presenta en menos del 5% de los casos en los que se detectan nódulos en la glándula

Los nódulos de tiroides son muy frecuentes en la mujer. Ocurren en 4 mujeres por cada hombre. Cuando se descubre un nódulo en la glándula tiroides, lo primero que siente el paciente es temor de que ese nódulo sea maligno. Lo cierto es que hay muchos nódulos que se descubren todos los días pero muy pocos son malos. Por eso, la energía de los médicos está destinada a distinguir cuáles son benignos y cuáles son sospechosos o directamente malignos. La ecografía y la punción citológica con aguja fina son métodos de diagnóstico que cambiaron los paradigmas en este tema.

La ecografía es el estudio de imágenes que se realiza en primer lugar para detectar nódulos en la glándula tiroides. Los ecógrafos de gran poder con que contamos hoy en día, sumados a la ubicación superficial de la glándula tiroides en el cuello, nos permiten detectar nódulos de hasta 2 milímetros de diámetro. La ecografía permite evaluar no sólo el tamaño del nódulo, sino también nos dice si el nódulo es líquido, sólido o mixto, si sólo hay uno o son más y nos muestra características del nódulo que pueden convertirlo en sospechoso de malignidad.

Aunque la patología nodular es frecuente, en especial en la mujer, el cáncer tiroideo es raro, representando menos del 5% de la totalidad de los nódulos hallados en la glándula. 

La ecografía detecta los nódulos que por sus características tiene mayores probabilidades de ser malignos y por lo tanto requerirán una punción-aspiración con aguja fina (PAAF) para confirmar el diagnóstico de malignidad. De esta manera es posible detectar y tratar precozmente al cáncer de tiroides. 

¿Todos los nódulos de tiroides deben punzarse?

Debemos saber que la PAAF es un procedimiento invasivo. Una aguja de pequeño diámetro se introduce en el cuello, guiada por ecografía, o también puede ser realizada por palpación del nódulo cuando éste es de gran tamaño. No es demasiado molesta y se realiza por consultorio externo. El material que se saca contenido en el interior de la aguja se deposita sobre un portaobjeto que, una vez fijado, es estudiado por el médico patólogo. La PAAF es entónces el procedimiento que permite saber si el nódulo tiroideo tiene células benignas o malignas.

No todos los nódulos tiroideos deben punzarse.  En líneas generales, deben ser punzados aquellos nódulos que sean sólidos y que midan 2 o más centímetros (aunque no tengan características sospechosas de malignidad en la ecografía), los que midan 1centímetro o menos pero que muestren algún rasgo sospechoso de malignidad en la ecografía y todo aquel nódulo que, independientemente de su tamaño muestre rasgos ecográficos que lo conviertan en sospechoso de malignidad, como su aspecto sólido, la presencia de microcalcificaciones, la irrigación interna del nódulo, sus bordes poco definidos. También deben punzarse los nódulos que muestren aumento de tamaño significativo en los sucesivos controles ecográficos realizados durante el seguimiento que realiza el endocrinólogo.  

Tengo muchos nódulos en la tiroides. ¿Tengo más o menos chance de que sean malignos?

El riesgo de cáncer es similar en pacientes con nódulo único que en pacientes con nódulos múltiples (los que están presentes en los llamados bocios multinodulares) por lo cual, en glándulas con muchos nódulos en su interior, deben seleccionarse para punzar aquellos nódulos mayores a 5 milímetros que presenten características en la ecografía que los hagan sospechosos de malignidad.

¿Es mayor el riesgo de cáncer cuánto más grande es el nódulo de tiroides?.

El tamaño del nódulo no predice malignidad.  Cerca del 8% de los nódulos tiroideos que se diagnostican presentan riesgo de ser malignos. Varios estudios científicos sugieren que la chance de malignidad es similar en los nódulos mayores o menores de 1 centímetro.

De los nódulos malignos que se hallan en la tiroides, 5-40% son microcarcinomas, es decir que son nódulos malignos que miden menos de 1centímetro de diámetro. Por lo tanto, el tamaño del nódulo no predice por sí mismo, riesgo de malignidad.

Lo que hay que destacar es que hoy en día tenemos la posibilidad de encontrar cánceres tan pequeños gracias a que contamos con ecógrafos muy potentes que detectan lesiones de hasta 2 milímetros de diámetro y que luego son certificadas por la PAAF. Tiempo atrás solo encontrábamos los nódulos que se palpaban. La discriminación por la palpación es de 2 centímetros y sólo en cuellos delgados y largos.

Como conclusión, es importante contar a la población general que se puede encontrar un importante número de nódulos, sobre todo en mujeres, pero que pocos son cánceres. Es importante evaluarlos y tratar de identificar precozmente con la ecografía cuáles nódulos pueden llegar a ser malignos.


NOVEDADES