Endocrinología Martes 03 de Octubre

De la resistencia a la insulina y el síndrome metabólico a la Diabetes.

Dr Fernando Bordenave, endocrinólogo. Colaboración: Dra María Isabel López, endocrinóloga. - Sanatorio Americano

Una de cada diez personas puede tener diabetes desconociendo su condición.

La resistencia a la insulina es una alteración de los tejidos del organismo a la acción de la hormona insulina, la cual no puede ejercer sus efectos como debiera. Frente a esta situación, el páncreas debe aumentar la producción y liberación de la misma, generando un estado hiperinsulinismo cuyos niveles altos promueven el acúmulo de grasa, con preferencia en la región abdominal, y la producción por parte del hígado de triglicéridos.

Las elevaciones de los triglicéridos y de otros tipos de grasas generan arteriosclerosis, ocasionando a largo plazo angina de pecho, infarto de miocardio, muerte súbita, accidentes cerebrovasculares o mala irrigación sanguínea de otras regiones (enfermedad isquémica periférica). También se relaciona al hiperinsulinismo con ciertos tipos de cánceres (especialmente de mama y de colon y recto) y con la enfermedad de Alzheimer y otras demencias.

La asociación de problemas clínicos relacionados con el hiperinsulinismo, la obesidad abdominal, el aumento de triglicéridos, la disminución de partículas HDL colesterol, el aumento de las cifras de tensión arterial y los valores alterados de azúcar corresponden al denominado “síndrome metabólico”.

Según la encuesta nacional de factores de riesgo cardiovasculares realizada en el año 2013 en nuestro país, en personas mayores de 18 años:

  • El 20.8% de la población tiene obesidad, siendo la franja etaria entre los 50 y 64 años la más comprometida.

  • El 34.1% sufre de cifras elevadas de tensión arterial.

  • El 29.8% presentan valores elevados de colesterol.

  • El 9.8% es diabético.

¿Quiénes deben estudiarse y de qué manera?

Merecen ser estudiados los pacientes que padecen de enfermedad cardiovascular, hipertensión arterial, obesidad, acantosis nigricans (manchas de color oscuro de la piel en zonas de roce cuello, ingle), síndrome de ovarios poliquísticos, hígado graso, historia de diabetes durante el embarazo, o con antecedentes familiares de insulinorresistencia, arteriosclerosis o diabetes.

El estudio se realiza mediante la medición de insulinemia en sangre.

Podemos aseverar que la insulinorresistencia e hiperisulinismo es el estadio previo a la diabetes y por ende el mejor momento para comenzar con el tratamiento.

¿Cuál es el tratamiento del hiperinsulinismo y síndrome metabólico?

La terapéutica del síndrome metabólico y del hiperinsulinismo se puede dividir en farmacológica y no farmacológica.

Dentro del tratamiento no farmacológico debemos potenciar el estilo de vida saludable, mejorando los hábitos de alimentación y aumentando la actividad física aeróbica. Es muy importante vigilar cantidad y calidad de hidratos de carbonos que se consumen, controlar el tamaño de las porciones, evitar el consumo de alcohol y de grasas saturadas y trans que son las encargadas de elevar las cifras de colesterol con poder aterogénico (LDL colesterol) o “colesterol malo”, y aumentar el consumo de fibras solubles (frutas, verduras, hortalizas y legumbres) e insolubles (cereales integrales, frutos secos y semillas).

El ejercicio físico recomendado es caminata rápida de 30 minutos al menos 5 días a la semana.

Dentro del tratamiento farmacológico que podemos ofrecerle a los pacientes con glucemias alteradas de ayuno o tolerancia anormal a la glucosa, disponemos de clorhidrato de metformina (fármaco insulinosensiblizante). Además, contamos con fármacos específicos para mantener los valores de lípidos dentro del objetivo y lograr un adecuado control de la tensión arterial.

Pero aún aumentando los niveles de insulina en sangre, algunos individuos con importante resistencia insulínica no alcanzan a compensar y los niveles de glucosa (azúcar) en sangre comienzan a elevarse produciéndose primero intolerancia a la glucosa y posteriormente diabetes mellitus.

¿Qué es la diabetes mellitus?

Si no hay suficiente insulina o si el cuerpo deja de responder a los efectos de ésta como ocurre en la insulinorresistencia , el azúcar comienza a acumularse en sangre, aumentando sus niveles de manera sostenida por encima del valor límite (125 mg/dl).

Recordemos que el 9.8% de los mayores de 18 años tiene diabetes (1 de cada 10 personas) y la mitad de ellos no lo sabe.

¿Cuáles son los síntomas de la diabetes?

La diabetes en el adulto no suele dar síntomas por largos periodos de tiempo, pero cuando lo hace los más comunes son el aumento de la sed, necesidad de orinar con mayor frecuencia, pérdida de peso, visión borrosa, entre otros.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

El diagnóstico de diabetes se hace con un simple análisis de sangre donde se mide el nivel de azúcar. 

¿Por qué es tan importante saber que tengo diabetes?

Por que la diabetes sin tratamiento causa problemas graves como infartos, accidentes cerebrovasculares, enfermedad renal, problemas de visión (o incluso ceguera), dolor o pérdida de sensibilidad en las manos y los pies, mayor riesgo de infecciones.

Las distintas sociedades a nivel mundial recomiendan realizar laboratorios para detección de diabetes a todas aquellas personas de cualquier edad con sobrepeso u obesidad y algún factor de riesgo añadido para diabetes (familiar de primer grado con diabetes, diabetes durante el embarazo, enfermedad cardiovascular, sedentarismo, síndrome ovario poliquístico), y en todos los adultos a partir de los 45 años.

Converse con su médico sobre los estadios previos de la diabetes para poder prevenirla o retrasar su aparición y sus complicaciones.

 

NOVEDADES

03/11/2019

Cirugía virtual y reconstrucción 3D de cráneo

El Servicio de Neurocirugía del Sanatorio Británico realizó una intervención de un tumor de meninges con una innovadora técnica, asistida por neuronavegación intraquirúrgica.