Fonoaudiología Miércoles 24 de Febrero

¿Por qué zumban mis oídos?

Lic. María Eugenia Aronna - Clínica de mareos y vértigos. Lic. María Belén Fadil Iturralde - Directora de departamento de Fonoaudiologia. INECO Neuroc

El acúfeno grave representa el tercer síntoma más incapacitante que puede sufrir un individuo, después del dolor intenso y los trastornos del equilibrio.

El acúfeno, conocido como zumbido en el oído, consiste en la percepción de un sonido más o menos persistente, que no se origina en su exterior. En países sajones lo llaman Tinnitus, en países latinos,  Acúfenos. Quienes lo padecen oyen silbidos, cuchicheos, golpes, entre otros sonidos. Existen también acúfenos denominados "objetivos"; son  sonidos reales originados dentro del organismo cuyo origen es  vascular o muscular. En este caso los pacientes aprecian un sonido similar a un golpeteo o latido.

Según la American Tinnitus Association, el acúfeno grave representa el tercer síntoma más incapacitante que puede sufrir un individuo, después del dolor intenso y los trastornos del equilibrio. Según la OMS, en la actualidad lo sufren entre el 10 y 17 % de la población mundial. Esta prevalencia aumenta en las personas mayores de 60 años. Se estima que compromete gravemente la calidad de vida de los adultos y se asocia con un deterioro significativo en el desempeño de las actividades cotidianas. A menudo conduce a situaciones psicopatológicas como la ansiedad y/o depresión.

La causa más frecuente está asociada a la pérdida auditiva. Su origen responde al resultado de una actividad anómala en  uno o varios lugares de la vía auditiva, que luego es interpretado erróneamente por las áreas centrales de la audición, a nivel cortical. Entre las causas más comunes de pérdidas auditivas se encuentra la presbiacusia,  que se define como una alteración degenerativa y progresiva del sistema nervioso auditivo vinculada  a los procesos de envejecimientos propios de la edad.

Es de suma importancia la prevención, evaluación y tratamiento de los trastornos auditivos,  para evitar futuras complicaciones. Existen altas probabilidades de desarrollar fallas cognitivas, e incluso empeorar un cuadro ya establecido o incipiente deterioro cognitivo, en pacientes que no accedan a un tratamiento temprano y eficaz de la pérdida auditiva. Padeciendo hipoacusia, mantener una conversación en un ambiente ruidoso sobrecarga la actividad cortical.  Esto puede cambiar la forma en que el cerebro responde a situaciones cognitivamente exigentes en general. Entonces,  el deterioro cognitivo y la posibilidad de desarrollar demencias es mayor cuanto mayor sea la pérdida auditiva. Por esto, la hipoacusia relacionada con la edad  ha sido identificada como el factor de riesgo de demencia potencialmente más modificable.

Cabe destacar que  los  zumbidos e hipoacusias se asocian a patologías del equilibrio como mareos, vértigos e inestabilidad. Este cuadro es muy común en la población mencionada y merece una atención especial su diagnóstico oportuno y tratamiento específico.

EVALUACIÓN DE LOS TRASTORNOS AUDITIVOS

Como consecuencia de la importante demanda de los pacientes por  encontrar  soluciones para silenciar a estos  ‘’sonidos fantasmas’’, surge en INECO Neurociencias Oroño  la necesidad de conformar un circuito  que atienda esta necesidad. El mismo exige un trabajo interdisciplinario en el que pueden intervenir  neurólogos/as, neuro-otólogos/as, y fonoaudiólogos/as, entre otros, especializados en la evaluación y tratamiento de pacientes con acúfenos, hipoacusia e hiperacusia, psicólogos/as y kinesiólogos/as.

Los pacientes son evaluados clínicamente y con pruebas audiológicas que buscan identificar el nivel de audición y caracterizar el acúfeno que padecen. De esta manera, sus acúfenos  tienen  un tipo de  sonido,  volumen,  grado de molestia y tolerancia individual. Una vez obtenida la información, se brindan distintas alternativas de tratamiento, en las que se busca MEJORAR LA CALIDAD DE VIDA del paciente.

No existe un único tratamiento que abarque todas las formas de acúfeno. La propuesta  es trabajar en conjunto con los distintos profesionales que participan del abordaje. Se ofrecen tratamientos sonoros, psicológicos y farmacológicos. 

ALTERNATIVAS DE TRATAMIENTO

Las llamadas terapias sonoras varían según las necesidades del paciente. Todas utilizan  sonidos externos  con la finalidad  de  que el paciente logre  habituarse al sonido interno o simplemente deje  de escucharlo por el efecto de enmascaramiento (La Terapia de Reentrenamiento del Tinnitus y la Terapia de Enmascaramiento Sonoro).

El uso de audífonos es una opción acertada sobre todo en pacientes que presentan pérdidas auditivas  de grado  moderado a severo, y en los casos de hipoacusias leves o audición normal se ofrece la Terapia de  enriquecimiento Sonoro Ambiental.

La terapia Cognitiva Conductual es otra opción,  trabaja sobre el pensamiento negativo y la atención selectiva que el paciente le da al ruido, intentando corregir estas situaciones construyendo pensamientos más positivos y realistas.  

Existen otras alternativas de tratamiento basadas en terapias manuales de la articulación temporomandibular, para aquellos casos que la aparición del acúfeno esté vinculada con una disfunción en la misma.

Así es como el equipo de profesionales de INECO Neurociencias Oroño trabaja con la finalidad de acercar una posible solución a las personas que conviven con acúfenos. 


NOVEDADES