Gastroenterología Lunes 24 de Agosto

Ecoendoscopia, una nueva herramienta diagnóstica y terapéutica

Dr. Federico Bucciarelli. Médico Gastroenterólogo* – Endoscopía Digestiva – Ecoendoscopía. Diagnóstico Médico Oroño.

Es la técnica de elección para la evaluación y tratamiento para una amplio espectro de afecciones digestivas y extradigestivas, benignas y malignas.

La Ecoendoscopía (EE), también denominada Ultrasonido Endoscópico o Endosonografía, es un examen que combina dos herramientas ampliamente utilizadas en la práctica clínica gastroenterológica: la ecografía (ultrasonido) y la endoscopía digestiva.

Las primeras publicaciones, que datan de la década del 80,  fueron realizadas en el estudio de patologías del Páncreas. Al permitir realizar una ecografía de la glándula pancreática desde el interior del estómago, se evitaba la grasa abdominal y el aire intestinal que se interponían  al realizar una ecografía a través de  la pared abdominal, supliendo de esta manera las limitaciones en la evaluación de dicho órgano. Posteriormente, tras los buenos resultados obtenidos  y la posibilidad de intervencionismo, se amplió progresivamente el número de indicaciones hasta el momento actual, en el que se encuentra perfectamente establecido su uso en la evaluación y tratamiento de afecciones digestivas y extradigestivas, benignas y malignas, convirtiéndose, en algunos casos, en la técnica de elección,  reemplazando a otras metodologías diagnósticas como la Tomografía Computada y la Resonancia Magnética.

La “ecografía endoscópica” se lleva a cabo con un instrumento llamado videoecoendoscopio, elemento que combina en una sonda flexible de endoscopía, una cámara de video y un transductor de ecografía montados en su punta, permitiendo así observar el revestimiento interno del tubo digestivo (la mucosa) y al mismo tiempo posicionar el transductor de ecografía sobre el área de interés para obtener imágenes ecográficas de alta resolución. Imágenes que no pueden ser conseguidas por ningún otro método endoscópico ni de diagnóstico por imágenes. 

De dicha manera se pueden evaluar con mayor precisión y de forma completa lesiones ubicadas en la pared del esófago, estómago, duodeno y recto-sigma así como investigar y estudiar órganos vecinos al aparato digestivo como el páncreas, la vesícula, los conductos biliares y otras estructuras adyacentes.

En la ecoendoscopía se utilizan distintos ecoendoscopios llamados radiales, lineales o minisondas, según las necesidades del examen a realizar. Los equipos lineales nos permiten introducir agujas a través de su canal de trabajo y guiarlas en tiempo real bajo control ecográfico desde el interior del tubo digestivo, para poder realizar intervenciones como ser la toma de biopsias (punción aspiración guiada por ecoendoscopia) y el drenaje terapéutico de colecciones líquidas pancreáticas. De esta manera se logran reducir las complicaciones y aumentar la eficacia del procedimiento. 

La EE puede realizarse en pacientes internados o de forma ambulatoria. Consiste en introducir el ecoendoscopio a través del tubo digestivo, por la boca o ano según sea la indicación, hacia el área que se desea estudiar, encontrándose el paciente sedado con control anestesiológico. La preparación no difiere de un estudio endoscópico convencional y las diferencias fundamentales consisten en las imágenes obtenidas y en el mayor tiempo que demanda el procedimiento debido a la detallada evaluación.

Antes de decidir la realización del estudio es conveniente una consulta especializada a fin de recolectar información, evaluando antecedentes, motivo de la solicitud, riesgos, beneficios y factores que pueden influir en los resultados. Se destaca por último, pero no por ello menos importante, que la videoecoendoscopía debe ser llevada a cabo por un médico especialista, endoscopista, entrenado en ésta técnica endoscópica, actualmente, disponible en unos pocos centros de nuestro país. 


NOVEDADES