Medicina del Deporte Jueves 30 de Marzo

El diagnóstico mediante la Electromiografía

Dr Fabián Mateo - Médico especialista en Medicina Física y Rehabilitación. Sanatorio Americano

Un estudio que permite conocer el funcionamiento del sistema nervioso periférico y detectar posibles patologías.

¿Qué es la Electromiografía?

Es el registro gráfico de la actividad eléctrica producida por los músculos esqueléticos.

¿Cómo se hace?

El médico la realiza a través de la introducción de un electrodo aguja, muy delgado, a través de la piel, dentro del músculo. Ese electrodo registra la actividad eléctrica liberada por los músculos, se observa en un monitor y se puede escuchar a través de parlantes. Se estudia el músculo en reposo y luego se le solicita al paciente que realice una contracción mínima y luego máxima, para detectar anormalidades. Además también,en general, se examina la velocidad de conducción nerviosa (motora y sensitiva), para determinar si los nervios están lesionados o con atrapamientos en su trayecto a través de músculos, huesos o fascias. A veces son necesarias otras pruebas electrofisiológicas para arribar a diagnósticos más complejos (ondas F en Guillain Barré, reflejo H en hernias discales, Blink Reflex en Parálisis Facial, etc).

¿Se trata de una intervención dolorosa?

Puede sentirse alguna incomodidad al introducir la aguja, pero la gran mayoría logra completar el estudio sin mayores complicaciones.

¿En que casos se indica una electromiografía?

En general el médico la solicita cuando el paciente tiene síntomas de debilidad, dolor o alteraciones de la sensibilidad. Este examen permite diferenciar entre la lesión de un nervio o enfermedades musculares (miopatía). También ayuda al pronóstico de la evolución de algunas patologías, dando un elemento importante para el médico tratante.

¿Que enfermedades pueden detectarse?

  1. Neuropatías (por diabetes, alcoholismo, tóxicos, etc)

  2. ELA (Esclerosis lateral amiotrófica)

  3. Síndrome de Guillain Barré

  4. Lesiones por hernias discales, cervicales, dorsales, lumbares.

  5. Atrapamientos de nervios (túnel carpiano, túnel tarsiano, canal de Guyón, síndrome del interóseo posterior, etc)

  6. Lesiones de los plexos: braquial, lumbar, lumbosacro.

  7. Miopatías (Enfermedad de Becker, distrofia de Duchenne, distrofia fascio escápulo humeral, etc.

  8. Polineuropatías sensorio motora

  9. Lesiones del Nervio Ciático

  10. Miastenia Gravis o Síndromes miasteniformes

Cuando la electromiografía y o los estudios de conducción nerviosa son anormales, definirán si son dolencias de origen miopático o neurogénico, lo cual le permite al médico tratante, junto a la clínica del paciente y a otros estudios, arribar a un diagnóstico de certeza, para establecer un tratamiento adecuado.


NOVEDADES