Neumonología Martes 07 de Noviembre

Los ronquidos no son normales

Dr. Germán Antonio Arce – Neumonólogo - Grupo Gamma

El ronquido es el principal síntoma de un trastorno respiratorio del sueño. El 80% de quienes padecen esta patología no han sido diagnosticados.

Si bien en algunas culturas, como la nuestra, se piensa que roncar es normal, que es sinónimo de dormir bien o de estar profundamente dormidos; sabemos que es todo lo contrario: el ronquido de una persona es un indicador de que “el aire está pasando con dificultad”.

Aproximadamente uno de cada cinco adultos padece trastornos respiratorios del sueño, sin embargo, el 80% de los pacientes que padecen estos trastornos no han sido diagnosticados ni tratados.

El síndrome de apneas e hipopneas del sueño (SAHS) es un proceso caracterizado por episodios repetitivos de obstrucción generalmente de la vía aérea superior, que trae como consecuencia la fragmentación del sueño y la hipoxemia nocturna periódica.

Habitualmente la pareja o la familia son los primeros en sospechar e incluso en traer al paciente a la consulta. La persona se puede dar cuenta del problema si amanece con la boca seca (regularmente se respira por la boca/ronquido), si se está cansado durante el día frecuentemente, si tiene problemas de atención, de memoria, si se queda dormido cuando no querían hacerlo, si tienen que hacer algo para no quedarse dormidos a pesar de haber dormido el tiempo suficiente.

La importancia radica en que este síndrome está relacionado, a largo plazo, con enfermedades cerebrovasculares, depresión, obesidad, diabetes, hipertensión, mayor riesgo de complicaciones quirúrgicas y/o de mayor estadía hospitalaria, aumento en el índice de accidentes de tránsito, etc.

El sobrepeso es el principal factor de riesgo, pero también fumar antes de dormir, beber alcohol, el uso de tranquilizantes o el sedentarismo, contribuyen a que se ronque de una manera más intensa.

La Polisomnografia convencional y la Poligrafía Respiratoria en estos pacientes es necesario para realizar el diagnóstico.

El tratamiento debe de ser individualizado, ademásdel tratamiento médico, higiénico (no alcohol, tabaco, miorelajantes, ansiolíticos o tranquilizantes), nutricional (descenso de peso), la posibilidad de utilizar distintos dispositivos orales (solo en roncadores simples o SAHS leves) y eventuales técnicas quirúrgicas (en malformaciones nasales, faciales o hipertrofias adenoideas), el tratamiento con presión positiva en las vías respiratorias (CPAP) constituye la terapia más segura y efectiva para las personas que padecen Apnea Obstructiva del Sueño.

Sospechar la posibilidad de esta patología, consultar a un equipo médico o profesional entrenado, realizar un estudio diagnostico adecuado e invertir en el equipo más fiable para el tratamiento de la apnea del sueño, no solo resuelve el “problema de hoy”, sino previene “los de mañana” de una forma segura y totalmente integral.

 


NOVEDADES