Oftalmología Viernes 14 de Julio

Daños oculares por la luz ultravioleta y azul violeta

Dr. Jorge P. Londero - Médico oftalmólogo – Sanatorio Americano

Limitar el uso de dispositivos electrónicos, usar lentes de sol con los filtros adecuados, vestir gorras con visera son algunas de las recomendaciones para cuidar nuestra vista.

 La luz es parte del espectro electromagnético, clasificándose según la longitud de onda. El ojo humano puede ver luz cuya longitud de onda está entre 380 - 780 nm. Si es menor a 380 nm se denomina ultravioleta y si es mayor a 780 nm infrarroja.

El sol es la única fuente natural de rayos UV, los cuales son filtrados parcialmente por la capa de ozono y la atmósfera.

Existen factores que afectan la transmisión de los rayos UV:

1.- La elevación del sol: La radiación es mayor al mediodía y en verano. Sin embargo, como los ojos se encuentran ubicados dentro del hueso orbital, la luz de mediodía llega menos que en otros momentos del día.

2.- Latitud: Las regiones cercanas al Ecuador reciben mayor radiación UV.

3.- Nubes: La densidad de las nubes afecta los niveles de transmisión de radiación UV.

4.- Altura: En alturas elevadas la atmósfera es más delgada y absorbe menos radiación UV, facilitando que más luz UV llegue a la tierra.

5.- Ozono: Esta capa absorbe la radiación UV. Dicho mecanismo es cada vez menos eficiente ya que ella se está reduciendo.

6.- Refracción del terreno: El pasto, la tierra y el agua reflejan menos del 10% de la radiación UV que llega a la tierra, la nieve refleja hasta 80%, la arena seca alrededor de 15 % y la espuma del mar alrededor de 25%.

La longitud de onda adyacente a UV es lo que llamamos luz azul violeta (también conocida como “alta energía visible”), con aproximadamente 380 - 500 nm. La mayor parte de la luz azul, junto con otra luz visible, se trasmite a través de la córnea y el cristalino hasta alcanzar la retina. Un exceso de la misma es peligroso para la retina humana, si se expone durante largos periodos.

La luz ultravioleta es absorbida por la córnea pudiendo producir fotoqueratitis. A nivel de la conjuntiva puede causar pterigion y/o pinguécula; y en párpados incluso predisponer a carcinoma y melanoma. En el cristalino puede generar cataratas, que normalmente se extraen quirúrgicamente y se implanta un Lente Intra Ocular (LIO), siendo recomendados aquellos con filtro (color amarillo) para seguir protegiendo la retina y así evitar maculopatías.

El ojo humano tiene mecanismos internos para filtrar la luz UV y azul violeta, mediante la córnea, el cristalino y los pigmentos maculares. 

Medidas preventivas

1.- Reducir la exposición a luz azul dejando los dispositivos digitales fuera del dormitorio para conservar el ritmo circadiano.

2.- Limitar el uso de dispositivos electrónicos: descansar con frecuencia para evitar la fatiga visual  y minimizar el efecto acumulativo de la luz azul sobre la retina. Los estudios indican que 60% de las personas pasan más de 6 horas por día frente a un dispositivo digital.

3.-Utilizar lentes que filtren la luz azul violeta y UV.

4.- Optar por luz halógena en lugar de la luz blanca fría de interior.

En el exterior

a.- Limitar la exposición al sol dentro de lo posible.

b.- Vestir gorras con visera, al estar al sol.

c.- Usar lentes polarizados que reducen la exposición a la luz azul violeta.


NOVEDADES