Oncología Domingo 06 de Marzo

Avances en el tratamiento quirúrgico del cáncer de mama

Dr. Luciano Mignini – Médico Mastólogo. Dr. Carlos Rodriguez – Cirujano Plástico – Sanatorio Parque -

La cirugía oncoplástica ha constituido un avance en el tratamiento de la mujer con cáncer de mama permitiendo tratamientos oncológicos adecuados con el menor daño cosmético

El cáncer de mama es una enfermedad que actualmente tiene un alto índice de curación. Sin embargo, una secuela muy importante es el trauma psicológico que causa en la mujer la deformación o la ausencia de su mama. Esta situación, a veces, es difícil de solucionar y llega a convertirse en irreparable, con el consiguiente "desequilibrio psicológico". Muchas pacientes superan este trauma, pero otras no.  Es aquí donde surge el concepto de "Oncoplástica mamaria", término introducido a finales de la década de los años 90 que combina el conocimiento del Cirujano Mastólogo, junto al Cirujano Plástico para poder de forma sinérgica mejorar los resultados en el tratamiento del cáncer de mama.

La cirugía oncoplástica mamaria combina, por una parte, la extirpación del tumor y de suficiente tejido mamario sano circundante y/o de toda la mama más la evaluación oncológica de la axila (cirugía oncológica) y por otra parte, la reducción y remodelación plástica del resto de la mama, así como la remodelación de la mama sana contralateral, para mantener la simetría (cirugía plástica) entre ambas. Actualmente, la cirugía oncoplástica de la mama ha llegado a constituir una subespecialidad que debe considerar una formación con conocimientos en los estudios de imágenes mamarias, modernos conceptos oncológicos de radioterapia, quimioterapia, hormonoterapia y anatomía patológica de la mama, combinado con un amplio entrenamiento en las técnicas de cirugía oncoplástica de la mama. En la actualidad, el manejo de la paciente con cáncer de mama debe considerar el mejor tratamiento oncológico con el menor daño cosmético.

La cirugía oncoplástica de la mama ha constituido un avance en el tratamiento de la mujer con cáncer de mama permitiendo tratamientos oncológicos adecuados con el menor daño cosmético. El principal beneficio de la reconstrucción mamaria se relaciona con la percepción de la imagen corporal. La reconstrucción mamaria no retarda el diagnóstico ni aumenta la recurrencia local. Se ha demostrado que la reconstrucción mamaria no se asocia a una menor sobreviva global. Por lo tanto, es recomendable plantearse la posibilidad de reconstrucción mamaria en toda paciente que deba someterse a una mastectomía, realizando una adecuada evaluación para definir la mejor técnica posible de efectuar.

El trabajo conjunto del cirujano mastologo y el cirujano plástico

La cirugía con conservación de la mama (tumorectomía o cuadrantectomía) a menudo se puede usar para los cánceres de mama en etapas tempranas. Sin embargo, en algunas mujeres las mamas pueden quedar con tamaños y/o formas diferentes. Para los tumores más grandes, puede que ni siquiera sea posible, y que se necesite una mastectomía en lugar de la cirugía conservadora de la mama. La novedad de este tratamiento es el trabajo multidisciplinario entre el cirujano mastologo y el cirujano plástico en la planificación de la cirugía de extirpación del cáncer de mama.

El manejo de la paciente con cáncer de mama debe considerar el mejor tratamiento oncológico con el menor daño cosmético.

De este modo, la forma de la mama, dirección y tipo de cicatriz en el pecho se decide consensuadamente entre el cirujano mastólogo y el cirujano plástico, sin afectar en absoluto al resultado oncológico. Se valora la forma de la mama para hacer incisiones muy pequeñas en caso de mamas pequeñas y que permitan, a la vez, hacer un tratamiento oncológico y la reconstrucción mamaria. Muchas veces, en la misma cirugía se aborda la mama contralateral, tanto en el aspecto preventivo (mastectomia subcutánea preventiva) como en la simetrización respecto a la mama reconstruida. 

En la lucha contra el cáncer, el tratamiento de las secuelas de los supervivientes sigue siendo una asignatura pendiente. Los pacientes necesitan estar informados de que, en manos de los especialistas bien preparados, pueden recuperar la calidad de vida mermada. La reconstrucción de las mamas de las pacientes sometidas a una mastectomía es un derecho y, en ningún caso, un extra ni un lujo. Además, la baja laboral, la depresión y la desestructuración familiar que provoca la pérdida de la mama tiene un impacto socioeconómico importante. Lo ideal sería que la opción de la no reconstrucción fuese una decisión personal o del médico en el caso de tratarse de tumores avanzados o por contraindicación del tratamiento, y no por falta de información. En todo caso, la reconstrucción mamaria, es la posibilidad de recuperar la calidad de vida. 


NOVEDADES