Oncología Domingo 08 de Noviembre

Cirugía, quimioterapia y radioterapia

Dr. Miguel Castiglioni, médico especialista en oncología radiante y Director del Servicio de Radioterapia del ITR (Instituto de Tumores Rosario).

Prevención y tratamiento de enfermedades oncológicas

Las nuevas técnicas y terapias que se practican en modernos centros de alta complejidad como el ITR –como es el caso de la oncología radiante- ¿tienen una finalidad curativa o paliativa? 

El Dr. Miguel Castiglioni explica: “todo depende del lugar donde estemos parados ante la enfermedad, sobre todo en su comienzo. La prevención es importantísima. Lo ideal es hacerse los controles regularmente para descubrir los problemas en estadios tempranos. En algún momento de la evolución de la enfermedad el paciente va a requerir radioterapia, ya sea con intención curativa o paliativa. La radioterapia es muy importante para frenar el dolor, por ejemplo; para ello se trabaja en equipo junto con la gente de medicina del dolor. Con un tratamiento de radioterapia de cinco o seis días quitamos el dolor crónico que el paciente tiene, y esto es un gran alivio para él. Las terapias se utilizan tanto para el dolor como para cosas urgentes, como detener hemorragias en cualquier parte del cuerpo. En la otra punta del hilo, todas las altas tecnologías apuntan a curar al paciente.”

El doctor remarca que las nuevas tecnologías permiten sumar precisión y eficacia en los tratamientos oncológicos, pero la contención del paciente sigue siendo uno de los aspectos más sensibles.

“La contención del paciente oncológico es fundamental, -sigue diciendo el Dr. Castiglioni- desde la secretaria hasta el director médico de nuestro instituto tienen que estar todos con la misma idea. En ITR tenemos un grupo de trabajo conformado por técnicos, físicos y médicos especialistas en radioterapia, que trabajan de manera interdisciplinaria. Más allá del grupo interno, en Oncología hay que trabajar de este modo, con los cirujanos, los especialistas en imágenes, oncólogos, urólogos. Las decisiones son mejores si están respaldadas por todo un grupo de trabajo que determine cuál es el mejor tratamiento para el paciente.”

La Radioterapia es un modo de tratamiento oncológico que utiliza dosis cuidadosamente dirigidas y reguladas de radiaciones ionizantes que destruyen células malignas y evitan su crecimiento. Mediante el uso de avanzada tecnología, se actúa con mayor precisión sobre la zona correspondiente, y se protegen de esa manera los tejidos sanos.

Al respecto, señala el Dr. Castiglioni: “Generalmente lo que se busca en radioterapia es entregar más dosis para curar más pacientes. El reducir la toxicidad va de la mano con escalar dosis, es decir, hacer más días de tratamiento. Un ejemplo es el tratamiento de próstata, que subió entre cinco y seis días más con todas estas nuevas tecnologías, pero eso precisamente mejoró la tasa de curación y disminuyó la de toxicidad.

Las molestias que ocasiona el tratamiento radiante son por una toxicidad aguda que dura mientras continúe el tratamiento de radioterapia; una vez que finaliza el mismo en diez días estas molestias se van. Es una toxicidad transitoria.”

Con estas técnicas, los efectos colaterales se minimizan sensiblemente; y en eso se centra uno de los máximos beneficios que aportan los tratamientos de radioterapia. Los tejidos sanos, lindantes al tumor cancerígeno, casi no reciben radiación; lo que significa una drástica reducción de la toxicidad para el paciente.

“El cáncer es cada vez más crónico; hay pacientes que tienen una muy alta sobrevida con buena calidad de vida, y eso es gracias a todos estos avances. Los pilares de la oncología son la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia; las tres técnicas han incrementado su tecnología y evolucionado de gran manera”, concluye el Dr. Castiglioni.


NOVEDADES