Traumatología Domingo 14 de Mayo

Rodilla: Ruptura o Desgarro meniscal

Dr. Raúl Amico - Traumatólogo – Cirugía Artroscópica - Sanatorio Americano

Síntomas, tratamiento y diagnóstico de las lesiones más comunes de esta parte del cuerpo.

La rodilla es la articulación más grande del cuerpo y una de las más complejas. Debido a que soporta nuestro peso corporal y a la exigencia constante que se le ejerce, es vulnerable a sufrir lesiones. Los desgarros o rupturas meniscales están entre las lesiones de rodilla más comunes.

¿Qué es el menisco?

La rodilla tiene dos meniscos, el interno y el externo. Tienen forma de “medialuna” o de “letra C” y están constituidos por fibrocartílago. Son muy fuertes pero a la vez elásticos y están ubicados a modo de espaciadores entre el fémur y la tibia.

Función

Hace muchos años que se pensaba que su rol en la rodilla era escaso; pero actualmente es sabido que cumplen varias funciones importantes , como la de absorver y amortiguar el impacto protegiendo al cartílago articular. Además favorecen la congruencia articular entre el fémur y la tibia aumentando la estabilidad de la rodilla.

¿Por qué se rompe o desgarra un menisco?

La ruptura o desgarro meniscal es una de las lesiones más frecuentes en el deporte. Sin embargo, también se pueden producir durante la vida cotidiana o laboral.

  • Los deportes de contacto o aquellos en los que la rodilla realice movimientos de pivoteo y flexión (giro - torción de rodilla y/o cuclillas) pueden generar un desgarro meniscal. A veces los desgarros meniscales en el deporte se asocian a otro tipo de lesiones de rodilla, como ser ruptura de ligamento cruzado.

  • También se suelen producir lesiones meniscales por movimientos similares repetitivos durante alguna actividad laboral.

  • En personas mayores se pueden producir desgarros meniscales ”degenerativos”, ya que éstos se encuentran debilitados por la edad. De esta manera, un movimientos no demasiado violento de giro y/o flexión de rodilla puede ser causa suficiente de desgarro meniscal. 

Síntomas

  • DOLOR: al producirse la lesión aparece dolor a nivel de la rodilla afectada, que puede acompañarse a veces de una percepción de “sonido articular”. La intensidad del dolor es variable, dependiendo de cuan grave es el desgarro. Sin embargo, la mayoría de las personas pueden caminar con la rodilla lesionada.

  • LIMITACIÓN DEL RANGO DE MOVIMIENTO DE LA RODILLA : el paciente no es capaz de mover completamente la rodilla

  • BLOQUEO DE RODILLA : en algunas lesiones, un fragmento de menisco puede soltarse o migrarse al interior de la articulación, esto puede provocar que la rodilla “se trabe”.

  • INFLAMACIÓN DE LA RODILLA

Diagnóstico

Su médico examinará su rodilla afectada y al sospechar una ruptura de menisco solicitará estudios para confirmar la lesión.

Radiografía : si bien la RX no muestra una lesión meniscal, sirve para descartar otras causas de dolor de rodilla (lesiones óseas).

Resonancia Magnética : es el estudio ideal para el diagnóstico, ya que permite evaluar con claridad los tejidos blandos de la rodilla. 

Tratamiento

El tratamiento dependerá del tipo de desgarro o ruptura meniscal. Además se tendrá en cuenta la edad y nivel de actividad del paciente antes de definir el tratamiento.

  • TRATAMIENTO NO QUIRURGICO: se podrá optar por una conducta conservadora (no quirúrgica) cuando estemos frente a una lesión meniscal pequeña que no interfiera con la función articular de la rodilla, siempre y cuando no persistan los síntomas .

  • TRATAMIENTO QUIRURGICO: si los síntomas persisten en el tiempo, o estamos ante una lesión meniscal importante que afecte la función de la rodilla (dolor – bloqueo – etc) se indicará la reparación quirúrgica.

El procedimiento quirúrgico se denomina ARTROSCOPÍA DE RODILLA”. Es una cirugía por video que consiste en la introducción de una cámara en miniatura a través de una mínima incisión (3 mm) u orificio, a través de la cual se visualiza y explora el interior de la rodilla. Otra mini incisión u orificio se realiza para introducir los instrumentos quirúrgicos con los que se procede a reparar el desgarro.

Es un procedimiento relativamente simple que, por lo general, se realiza en forma ambulatoria (después de la cirugía, el paciente se recupera algunas horas antes de darle el alta).

Recuperación

Se permite el apoyo y la movilidad precoz, aunque se sugiere reposar algunos días. A partir de la semana se suele indicar rehabilitación kinesiológica para acelerar la recuperación y vuelta a la actividad deportiva y/o laboral.  


NOVEDADES

03/11/2019

Cirugía virtual y reconstrucción 3D de cráneo

El Servicio de Neurocirugía del Sanatorio Británico realizó una intervención de un tumor de meninges con una innovadora técnica, asistida por neuronavegación intraquirúrgica.