Neurología Jueves 15 de Junio

Cirugía de cerebro en pacientes despiertos

Dr. Emilio Degano - Integrante del Equipo de Neurociencias del Sanatorio Británico

Una novedosa técnica que permite interactuar con el paciente durante la operación para evitar posibles secuelas neurológicas.

La técnica de cirugía craneal en paciente despierto permite monitorizar todo el procedimiento en tiempo real, para evitar déficits neurológicos. El paciente, al estar despierto, coopera con el Neurocirujano y el Neurofisiólogo durante la intervención, respondiendo preguntas o indicaciones que permiten a los profesionales anticipar maniobras quirúrgicas que puedan dejar secuelas.

Esta cirugía se realiza en el Sanatorio Británico de Rosario. En este artículo, el Dr. Emilio Degano, integrante del equipo de neurocirujanos de la institución, ofrece detalles de este procedimiento, para el cual fue entrenado en el Hospital Universitario de St. Louis, Missouri (USA).

La cirugía de cerebro en pacientes despiertos es un recurso intraquirúrgico que se realiza sin anestesia general, sin asistencia respiratoria mecánica y, por supuesto, sin dolor alguno para el paciente.

Nos dice el Dr. Emilio Degano, uno de los neurocirujanos que realiza este tipo de operaciones en el Sanatorio Británico: “Se trata de mantener al paciente en un estado de mínima sedación y capaz de obedecer comandos, sin bloqueo neuromuscular, durante todo el procedimiento quirúrgico. Así, se van haciendo pruebas neurofisiológicas para constatar que no aparezcan déficits neurológicos que puedan quedar de forma permanente. Cuando uno realiza una cirugía bajo anestesia general -por ejemplo la extracción de un tumor cerebral, en donde a veces no existe un límite real entre tejido cerebral normal y tejido tumoral- la única forma de constatar si esa resección no generó secuelas neurológicas es evaluando al paciente neurológicamente una vez finalizada la cirugía. En esta intervención, en cambio, al tener al paciente despierto y cooperador durante todo el procedimiento, uno puede anticipar si cierta maniobra quirúrgica puede dejar o no una secuela neurológica, y, por supuesto, evitarla cuando es necesario”, dice el Dr. Emilio Degano.

El especialista señala que aunque el paciente esté despierto y colaborando, se requiere del manejo y control de sedación suave y analgesia, que realiza un anestesiólogo calificado para este tipo de procedimientos. Con respecto a la técnica quirúrgica, aclara que difiere levemente de la convencional; y agrega: “se preparan los campos quirúrgicos de otra manera, para que el cirujano pueda también ver cómo se comporta el paciente durante la cirugía. Nosotros usamos campos quirúrgicos estériles transparentes para poder visualizar al paciente en forma directa. Hay que realizar un buen bloqueo regional de los planos para realizar la incisión en piel, tejido subcutáneo, plano muscular y en determinadas ocasiones sobre la duramadre, membrana que recubre el sistema nervioso. Luego, una vez abordado el tejido cerebral para realizar, por ejemplo, la extracción de un tumor, se requiere estrecha comunicación con el Neurofisiólogo, quien es el que va a realizar el neuromonitoreo, para evitar dañar zonas cerebrales elocuentes y no generar secuelas neurológicas. En caso de tratarse de patología vascular, se monitorean funciones neurológicas también con la asistencia del Neurofisiólogo. Debe haber una gran comunicación con el cirujano para detectar procesos tempranos de potenciales secuelas neurológicas, tanto transitorias como definitivas, para dirigir el accionar durante el procedimiento. También es de resaltar que los pacientes sometidos a esta técnica cursan un mejor post-operatorio, acortando los días de internación”. 

CIRUGÍAS QUE SE PUEDEN HACER CON ESTA TÉCNICA

Con este método se puede realizar prácticamente cualquier cirugía cerebral y sobre la médula espinal. Inclusive en Cirugía Craneal está demostrado que el uso de este tipo de sedoanalgesia tiene mucha mejor recuperación post quirúrgica que la misma cirugía bajo anestesia general con mejor recuperación neurológica, ampliando además el rango etario de personas que pueden ser sometidas a procedimientos neuroquirúrgicos.

En cirugía craneal se puede realizar:

Cirugía Oncológica

Es quizás la indicación más clara para realizar este procedimiento. La mejor indicación es para los tumores cerebrales primarios (Astrocitomas, Oligodendrogliomas, Glioblastomas entre los más frecuentes), debido a que el tejido tumoral difiere poco del tejido cerebral normal y funcionante. Más allá de que son lesiones que no siempre se curan con cirugía, la Resección Macroscópica Tumoral Total (se considera cuando se extrajo más del 90%) está claramente evidenciado que mejora la sobrevida y el intervalo libre de enfermedad en estos pacientes.

Es especialmente importante hacer esta cirugía cuando la lesión se aloja cerca  de una región conocida como Área Elocuente, por ejemplo regiones motoras, del habla o área visual, que tienen alto riesgo de secuelas altamente incapacitantes. Para ello se dispone como herramienta complementaria del uso de Neuronavegador, que es como un GPS biológico, intraquirúrgico, más la técnica de mapeo cerebral con estimulación cortical, que permite evitar secuelas neurológicas.

Cirugía Vascular

Están comprendidos Aneurismas y Malformaciones Arteriovenosas, Cavernomas. By-pass de Alto y Bajo Flujo. Tiene la ventaja de que se puede monitorizar la función neurológica, por ejemplo durante un clipaje transitorio de un vaso durante un clipaje de Aneurisma, para ver si ese clipaje genera déficit neurológico; o en el caso de una Malformación Arteriovenosa, para diferenciar vasos dadores a la malformación de vasos en pasaje al cerebro.

Epilepsia

En casos de epilepsia reacia a tratamiento con medicación anticonvulsiva, se pueden realizar cirugías para eliminar focos epileptógenos cuando éstos son identificables, tanto por estudios de imagen, como por Mapeo Cerebral prequirúrgico.

Cirugía del Parkinson

Ya sea por Estimulación Cerebral Profunda o por técnicas de ablación, cuando la cirugía está indicada, requiere gran colaboración del paciente para tratar el temblor sin lesionar la vía motora, evitando generar una debilidad secuelar.


NOVEDADES