Neurología Martes 03 de Julio

¿Cuáles son los Trastornos del Sueño más comunes?

Dra. María Laura Paz, Coordinadora de la Unidad de Sueño y Jefa del Servicio de Neurofisiología de Grupo Gamma

El 40% de la población no duerme ni descansa la cantidad de horas necesarias

Se calcula que un adulto debería dormir, en promedio, 8 horas por noche. Pero eso puede variar de acuerdo a la edad del individuo, sus actividades diarias y sus necesidades energéticas. Por lo tanto, las personas deberían invertir un tercio de su vida en dormir.

Sin embargo, esta situación ideal del sueño cada vez representa menos la realidad. Dormimos menos horas porque, por ejemplo, puede haber una restricción voluntaria del sueño; prolongando cada vez más las jornadas laborales y acortando las horas de descanso. Pero también, existen distintos trastornos que interrumpen nuestro reposo.

Dormir es una actividad necesaria porque durante la misma se produce la secreción de múltiples hormonas para el correcto funcionamiento del organismo. También, se realizan los procesos de almacenamiento y fijación a nivel de la memoria, entre otras funciones.

Se estima que el 40% de la población no duerme ni descansa la cantidad de horas necesarias. Sus consecuencias se expresan a través de alteraciones del ánimo, trastornos de la memoria y atención. A su vez, genera predisposición a sufrir ACV, hipertensión arterial e infarto de miocardio.

 Algunos de los trastornos de sueño, más comunes, pueden clasificarse en: insomnio, parasomnias e hipersomnias.

Insomnio

El insomnio es, quizás, el más frecuente de los trastornos. Se caracteriza por una dificultad en conciliar o mantener el sueño. Puede asociarse a la depresión y trastornos de ansiedad. También, puede presentarse en forma primaria, generalmente, desencadenado por mal manejo de pensamientos o conductas inadecuadas a la hora de dormir.

Parasomnias

Dentro de este grupo, se encuentra el sonambulismo. El mismo, consiste en episodios que se desarrollan a partir de despertares abruptos pero incompletos que sobrevienen, principalmente, en el primer tercio de la noche donde predomina el sueño largo y profundo. Se caracterizan por comportamientos automáticos de complejidad variable, confusión mental, amnesia de lo ocurrido y una relativa ausencia de reacción a estímulos externos.

Hipersomnias

Los pacientes que sufren de somnolencia tienen facilidad de adormecerse cuando están relajados, conversando, manejando, trabajando frente a su procesador, en el escritorio o taller.

De las hipersomnias, existen enfermedades que, incluso, son consideradas de Salud Pública (debido a su elevada prevalencia y a las complicaciones que produce) como el Síndrome de Apneas en el Sueño (SAS), que se caracteriza por el colapso repetido de la vía aérea superior durante el sueño. Esto produce menor oxigenación y fragmentación del sueño nocturno. Lo cual causa: somnolencia diurna, disminución del nivel de alerta y deterioro cognitivo. Esta enfermedad, afecta al 4% de los varones y al 2% de las mujeres entre 30 y 60 años de edad.

Por otra parte, la Narcolepsia es una patología de la cual se desconoce el mecanismo. Se presenta una disminución de la sustancia hipocretina, causando que el paciente tenga un exceso de sueño. Se cree que puede ser autoinmune, es decir, una enfermedad en contra de las células que producen la hipocretina, así el paciente disminuye el estado de alerta. Se trata, entonces, de una hipersomnia muy importante, en general son pacientes jóvenes y adolescentes.

Síndrome de movimientos periódicos de piernas

En este caso, existe una alteración de la sustancia cerebral que produce movimientos repetidos de las piernas durante el sueño, fragmentándose. A veces, puede asociarse a déficit en los depósitos de hierro.

Estudios recomendados para los trastornos del sueño 

Para estas patologías existen estudios recomendados para detectarlas, diagnosticarlas y tratarlas. En las distintas prestaciones médicas de Grupo Gamma, encontrarán profesionales y tecnología disponible para tales fines.

La Polisomnografía Nocturna (PSG) es un examen complementario que se realiza durante la noche y que registra las etapas de sueño que presenta el paciente, su respiración y oxigenación. También se observa si existen movimientos de piernas o conductas inadecuadas que interrumpen el descanso nocturno. De esta manera permite un diagnóstico de certeza y, además, cuantifica la severidad del problema.

Por su parte, el Test de Mantenimiento de la Vigilia (TMV) es un método que se utiliza para evaluar la capacidad que tiene el paciente de mantenerse despierto, es decir de sostener la vigilia. Se realiza, básicamente, en pacientes que presentan algún tipo de hipersomnia.

Por último, el Test de Latencias Múltiples evalúa la capacidad y facilidad del paciente en conciliar el sueño y se utiliza de manera específica para el diagnóstico de Narcolepsia.

La importancia de un correcto diagnóstico con un método complementario bien realizado radica en que estas patologías requieren un tratamiento específico para poder revertirlas y de esta manera asegurar un sueño de buena calidad fundamental para mantener una vida saludable.

 La Unidad de Sueño funciona en el Hospital Privado de Rosario (HPR), situado en Pte. Roca 2440, Rosario. Si desea contactarse, puede hacerlo telefónicamente: (0341) 489 3500, de lunes a viernes de 8 a 20hs y sábados de 8 a 12hs. También, a través del sitio web: www.grupogamma.com.

 


NOVEDADES