Neurología Miércoles 26 de Diciembre

Dormir en el verano

Dra. Maria Laura Paz, de la Especialidad Medicina del Sueño de Grupo Gamma

¿Podemos mejorar el descanso en esta época del año?

 El reposo nocturno y las horas de sueño permiten restablecer el equilibrio físico y psicológico de las personas, como así también llevar a cabo una adecuada consolidación de la memoria y el aprendizaje. 

Los horarios de trabajo, el estrés y la ansiedad juegan un rol importante como perturbadores del sueño durante los días laborales de la semana. Esta situación conlleva a que un 40% de la población no duerma ni descanse la cantidad de horas necesarias, creando una “deuda crónica de sueño” difícil de saldar. 

Durante el verano, y especialmente en los días de vacaciones, cobra suma importancia respetar las horas de descanso para, de esta manera, evitar que esta “deuda de sueño” se siga incrementando y también disminuir el riesgo de nuevos trastornos del sueño que pueden aparecer en este periodo, como por ejemplo, el insomnio

Teniendo en cuenta que el periodo estival y las vacaciones constituyen un momento propicio para descansar, les dejamos algunos consejos útiles para poder lograr un buen dormir: 

  • Conservar un horario regular para acostarte y levantarte: nuestro sueño está regulado por un “reloj circadiano”, mantener horarios fijos permite que este reloj esté adecuadamente sincronizado favoreciendo el inicio del sueño nocturno.

  • Aprovechar la mañana para exponerse a la luz solar y realizar alguna actividad física como caminar o andar en bicicleta.

  • Evitar exponerse al sol en las horas de mayor calor: en este horario una siesta en un lugar fresco puede ser reparadora, siempre y cuando sea de corta duración (de 40 minutos a una hora como máximo).

  • Asegurarse un entorno propicio para el sueño nocturno: es importante dormir en un ambiente fresco, con colchón y almohada confortables, en lo posible llevar la propia almohada.

  • Evitar las sustancias excitantes como el café, bebidas estimulantes, mate y té en las horas previas a dormir.

  • Una ducha refrescante luego de la exposición al sol y previo a acostarse es aconsejable.

  • Evitar la utilización excesiva de internet y televisión: aprovechar las vacaciones para privilegiar la lectura, los paseos y para compartir momentos en familia o con amigos.

  • Si ya se sufre de algún trastorno del sueño como las apneas no olvidar de llevar el CPAP para no interrumpir el tratamiento. Para los pacientes medicados por insomnio es un buen momento para intentar reducir la dosis de los hipnóticos. 

Aprovechar las vacaciones para adoptar una sana disciplina que permita respetar las necesidades de sueño y descanso para un mejor rendimiento intelectual y físico necesario en las actividades diarias y poder saldar, en parte, esa “deuda de sueño” que se origina durante el resto del año laboral.


NOVEDADES

03/11/2019

Cirugía virtual y reconstrucción 3D de cráneo

El Servicio de Neurocirugía del Sanatorio Británico realizó una intervención de un tumor de meninges con una innovadora técnica, asistida por neuronavegación intraquirúrgica.