Neurología Martes 26 de Setiembre

La demencia se puede prevenir

Dr. Mauricio Bosch, coordinador de la Clínica de Memoria de Ineco Oroño

Demorar en 5 años el inicio del Alzheimer reduciría al 50% la prevalencia de la enfermedad.

En los últimos años desde múltiples asociaciones científicas se realizan advertencias sobre la salud poblacional y la implicancia del envejecimiento en relación con enfermedades crónicas. Estas recomendaciones surgen a raíz de un exponencial crecimiento de la población mundial y particularmente al envejecimiento que sufrimos y sufriremos en las próximas décadas.

Es decir “somos más y vivimos más”. El hecho de vivir más nos expone por más tiempo a diferentes factores de riesgo y estilos de vida que tienen impacto directo sobre nuestra salud.

Si bien el envejecimiento no implica por sí mismo una connotación negativa, en términos de salud, es cierto que nos expone con mayor fuerza a enfermedades neurodegenerativas. Una prueba de ello es que a los 65 años la prevalencia de demencia es del 5% y a los 85 años cerca del 40%.

La demencia es una enfermedad crónica y progresiva que afecta al cerebro generando pérdida de memoria, dificultades en el lenguaje, en la capacidad para tomar decisiones y en la orientación espacial que impactan gradualmente en la independencia para realizar las actividades diarias.

En el mundo se estima que 47 millones de personas la sufren y ese valor se duplicara en los próximos 20 años. Sin bien existen muchas causas de demencias, entre el 60% y 70% de deben a Alzheimer.

Argentina no está exenta de este flagelo. Con cifras cercanas a 500mil afectados se estima una incidencia, es decir casos nuevos por año, cercana a los 74 mil.

Estos datos indican que estamos en presencia de la epidemia del siglo XXI y ponen en alerta a distintas organizaciones de la salud, la política y la economía para potenciar los esfuerzos en desarrollar investigaciones sobre distintos aspectos de la enfermedad que modifiquen su evolución natural.

En esta dirección todos los años se realiza, de la mano de ICCAD. (Alzheimer's Association International Conference), el principal foro mundial de expertos que se relacionan con estas enfermedades donde se presentan y discuten los avances en términos de investigación que se realizaron en el último tiempo.

Analizando la Demencia

En este encuentro realizado en Julio de 2017 en Londres se presentaron una serie de estudios que hicieron hincapié en estilos de vida.

Uno de los estudios presentados fue el de una de las más prestigiosas revistas de divulgación científica, The Lancet, que congregó a un grupo de 24 expertos en demencias de distintos países para que analizaran la evidencia existente hasta la actualidad en relación a diagnóstico y tratamiento.

Del análisis realizado se pudo determinar que a los 7 factores de riesgo ampliamente conocidos se agregan 2 más que son el aislamiento social y la pérdida de audición, es decir el déficit sensorial. Por otro lado se pudo determinar qué incidencia tendría cada uno de estos factores y en qué momento de la vida producirían su mayor efecto.

De esa forma se estima que en etapas tempranas de la vida una menor educación implicaría el 8% sobre 35% del total de la suma de los factores. A edades medias la pérdida auditiva con el 9%, hipertensión arterial 2% y obesidad 1%. A edades avanzadas el tabaco 5%, depresión 4%, sedentarismo 3%, aislamiento social 2% y diabetes 1%. Con este nuevo modelo y actuando en forma precoz sobre estos factores se estima que 1 de cada 3 casos de demencia se podría evitar.

El grupo de expertos dio recomendaciones para estrategias específicas de salud pública que se esperan reduzcan significativamente la carga global de Alzheimer y otras demencias. Por ejemplo:

• Recomiendan enérgicamente tratar la hipertensión en personas de mediana edad y mayores sin demencia para reducir la incidencia de demencia.

• Otras intervenciones incluyen más educación en la niñez, hacer ejercicio regular, mantener el compromiso social, dejar de fumar y tratar la pérdida auditiva, la depresión, la diabetes y la obesidad.

Desde el año 1994 la OMS junto con la Asociación Internacional de Alzheimer promulgaron el 21 de septiembre como el día Mundial de la Lucha contra el Mal de Alzheimer. En todo el mundo diferentes organizaciones públicas y privadas desarrollan actividades con el propósito de difundir información acerca de la enfermedad.

Si bien es muy difícil poder intervenir sobre todos los factores de riesgo es importante entender que teniendo en cuenta estos aspectos, se retrasaría el inicio de la enfermedad lo cual no es menor ya que sabemos que el hecho de demorar en 5 años el inicio del Alzheimer reduciría al 50% la prevalencia de la misma.

Las señales del Alzheimer

La Asociación de Alzheimer ha propuesto una lista de señales que indican de presencia de la enfermedad. Cada persona puede experimentar una o varias y en grados diferentes. Si ud. nota cualquiera de ellas es importante que consulte a un especialista para un diagnostico precoz y tratamiento adecuado.

  1. Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana.

  2. Dificultad para planificar o resolver problemas.

  3. Dificultad para desempeñar tareas habituales en la casa, en el trabajo o en su tiempo libre.

  4. Desorientación de tiempo o lugar.

  5. Dificultad para comprender imágenes visuales y cómo objetos se relacionan uno al otro en el ambiente.

  6. Nuevos problemas con el uso de palabras en el habla o lo escrito.

  7. Colocación de objetos fuera de lugar y la falta de habilidad para retrasar sus pasos.

  8. Disminución o falta del buen juicio.

  9. Pérdida de iniciativa para tomar parte en el trabajo o en las actividades sociales.

  10. Cambios en el humor o la personalidad.

10 formas de amar tu cerebro

¡Empezá ahora mismo!

Nunca es demasiado temprano para incorporar hábitos saludables 

  • Agarra los libros: la educación formal te ayudará a reducir el riesgo de deterioro cognitivo y demencia. Toma clases en centros educativos, particulares, u online.

  • Deja el cigarrillo: fumar aumenta el deterioro cognitivo. Dejar de fumar puede reducir el riesgo a niveles comparables con quienes no fuman.

  • Sigue tu corazón: Los factores de riesgo cardiovasculares (obesidad, hipertensión y diabetes) impactan negativamente en tu salud cognitiva.

  • ¡Ten cuidado!: las lesiones cerebrales pueden elevar el riesgo de deterioro cognitivo y demencia. Usa el cinturón de seguridad y usa casco cuando hagas deportes de contacto o andes en bicicleta.

  • Recargate correctamente: come una dieta balanceada que sea alta en vegetales y fruta para ayudar a reducir el riesgo de deterioro cognitivo.

  • ¡A dormir!: no descansar correctamente puede resultar en problemas de memoria y razonamiento.

  • Ocupate de tu salud mental: algunos estudios asocian la depresión con deterioro cognitivo. Así que busca ayuda si sientes depresión, ansiedad o estrés.

  • Hacete amigo: permanecer activo socialmente puede ayudar a la salud mental. Encuentra formas de ser parte de la comunidad o compartir actividades con amigos o familia.

  • Asómbrate: reta tu mente. Construye cosas. Diviértete con juegos de estrategias, como el ajedrez.

  • Transpira un poco: realiza regularmente ejercicios cardiovasculares que eleven el pulso cardiaco y el flujo sanguíneo. Los estudios demuestran que la actividad física reduce el riesgo de declinación cognitiva.


NOVEDADES

03/11/2019

Cirugía virtual y reconstrucción 3D de cráneo

El Servicio de Neurocirugía del Sanatorio Británico realizó una intervención de un tumor de meninges con una innovadora técnica, asistida por neuronavegación intraquirúrgica.