Neurología Lunes 03 de Agosto

¿Oportunidad u oportunismo?

NPs Emilia Samit - Departamento de Neuropsicología de INECO - Coordinadora del Área Académica de Fundación INECO

El uso de las plataformas de telemedicina para el tratamiento de pacientes neurológicos.

Aunque todo cambia, la vida sigue. Sigue aunque paremos, sigue porque paramos. Y así, aunque la prudencia manda implementar protocolos por un virus con afán de protagonismo, en el mundo unos mil millones de personas sufren por trastornos neurológicos que conllevan un detrimento de la calidad de vida por la afectación de capacidades sensoriomotoras, cognitivas y comunicativas, pudiendo derivar en diversos grados de dependencia.

La atención al enfermo neurológico debe ser de alta calidad, accesible, equitativa, sostenible y rentable (OMS, 2006). Sin embargo, un alto porcentaje de estos pacientes presentan problemas de movilidad y sus desplazamientos requieren gran cantidad de recursos que incrementan el costo de la atención. El carácter crónico de la mayoría de estas patologías, la diversidad de contextos sociales y políticos y la problemática disponibilidad de recursos financieros, hacen que resulte difícil garantizar a largo plazo estos servicios.

Ante esta situación, desde hace unos años se están desarrollando nuevos proyectos en el contexto de la eSalud (eHealth). En palabras de la OMS (2012), la eSalud pretende “mejorar el flujo de información, a través de medios electrónicos, para sustentar la prestación de servicios de salud y la gestión de los sistemas de salud”. Esto, unido al desarrollo de las nuevas tecnologías, ha permitido utilizar plataformas de telemedicina en el tratamiento de pacientes neurológicos. El desarrollo de la telerrehabilitación es una consecuencia natural de la rápida expansión de las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) posibilitando una atención en un entorno más ecológico. Asimismo, amplía el rango territorial de los servicios de salud y, por ello, la cobertura de las necesidades de los pacientes y sus familiares.

DIFERENCIANDO CONCEPTOS

En estos días estamos escuchando hablar de distintos conceptos que conviene diferenciar:

-        La telemedicina, sinónimo de eSalud, podría definirse como la realización del acto clínico, es decir, el diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento a distancia por medio de las TIC.

-        La teleasistencia hace referencia a un sistema de seguimiento a distancia para aquellas personas que requieren atención constante o puntual y asistencia rápida en casos de urgencia.

-        La teleconsulta se refiere tanto a la interacción real entre médico y paciente a distancia mediante las TIC, como a la interconsulta entre profesionales sanitarios a través de tecnología multimedia.

-        La telemonitorización realiza un seguimiento de ciertos datos biológicos y del estado de salud del paciente, en tiempo real o no, según se requiera.

-        En este contexto, la telerrehabilitación consiste en intervenciones terapéuticas a distancia relacionadas con el ámbito de la rehabilitación (prevención, evaluación y tratamiento de la afectación) por medio de sistemas basados en las TIC. Su objetivo es que la persona alcance el mayor grado de funcionalidad e independencia posible.

PIONEROS EN PSICOLOGÍA EXPERIMENTAL

Los primeros dispositivos tecnológicos en psicología tenían como finalidad medir con precisión los sentidos y el funcionamiento motor. Argentina fue pionera en esto con la creación del Laboratorio de psicología experimental por el Dr. Horacio Piñero en 1901. Desde 1920 hasta la década de los setenta, surgen diferentes equipos mecánicos y eléctricos. Con la proliferación de los videojuegos y las computadoras personales, comienza un nuevo protagonismo. Lynch (1982) fue el primero en describir el uso de los videojuegos en la rehabilitación cognitiva. La revolución digital continúa aportando mejoras en los componentes, las interfaces y la personalización, con posibilidades que parecen de ciencia-ficción.

Los programas de telerrehabilitación han sido cuestionados, a pesar de su  prestigio en el ámbito de la investigación, porque aún falta el salto a la práctica clínica generalizada; algo que ya no se puede aplazar por la necesidad social y porque el desarrollo de estos programas se basa en el “diseño centrado en el usuario”, cuyo marco de referencia es la ISO 9241-210 denominada Ergononics of human-system interaction. Human-centred design for Interactive Systems. Este considera tanto la usabilidad como la utilidad de los servicios de telerrehabilitación.

Entre los múltiples beneficios que estas herramientas ofrecen está la estimulación de la cognición, el aumento de la autonomía, y la posible reintegración social. También ha demostrado que su uso aumenta la adherencia, la motivación y el disfrute en los pacientes de diversas edades. Si bien es cierto que la aplicación de los servicios de telerrehabilitación solo puede ser efectiva en tanto el paciente tenga acceso a la infraestructura tecnológica necesaria, son la condición de posibilidad para mantener la cercanía de los profesionales con sus pacientes.

Estas herramientas son una ayuda importante al aportar información cuantificada necesaria, pero no pueden reemplazar la capacidad del profesional para integrar y entender todas las variables involucradas en el proceso de rehabilitación. Los medios requieren del profesional cualificado; porque los medios, medios son.


NOVEDADES