Psicología Lunes 23 de Noviembre

Estar mejor: una decisión

María Andrea Di Pego - Psicóloga - M&L Medicina y Laser

La importancia de dar lugar a la palabra para expresar el malestar que toca nuestro cuerpo

La Organización Mundial de la Salud (OMS, 1964) define la salud como: "un estado de bienestar completo físico, mental y social y no solamente la ausencia de enfermedad o dolencia".

La definición deja en claro que el “bienestar” abarca varios ámbitos, no solo el referido a lo orgánico, esto hace mucho tiempo que lo sabemos. No somos solo “un conjunto de órganos”, algo más nos constituye. Y esto que nos constituye es singular.

El enunciado de la OMS parecería remitirnos a un estado ideal, ilusorio que está afuera, que hay que alcanzar y que es igual para todos. Esta idea, que la salud, la enfermedad  o el bienestar nos vienen de afuera es una posición en la que nos ubicamos bastante seguido.

En el trabajo clínico es muy frecuente escuchar: “que desgracia todo me pasa a mi” o “mi familia tiene un karma con esta enfermedad”.

La existencia de la PALABRA en nuestras vidas es lo que nos constituye como sujeto humano

No vamos a negar la existencia de los virus y de las bacterias, pero tampoco podemos negar que en muchos de nuestros “malestares” hay algo más que nos habita y que no viene de afuera, que acontece en el cuerpo pero que al mismo tiempo está anudado a un conflicto que se da en -pongámosle el nombre que queramos, mente, alma, psiquis- y que no es evidente,  no es visible al sujeto que lo padece. Un mundo psicológico  construido por palabras cargadas, que dejan huellas y que nos pertenecen lo sepamos o no. 

La existencia de la PALABRA en nuestras vidas es lo que nos constituye como sujeto humano. Hay palabras vitales pero también están las que nos enferman, las que nos dijeron, las que no decimos, las que decimos y quizás más aún las que olvidamos. Las palabras también duelen.

De esto se trata el espacio analítico, de dar lugar a la palabra que también toca nuestro cuerpo. Aquí dejamos de ser pasivos. Algo podemos hacer con lo que nos pasa. Entonces advertimos que no todo es culpa del destino, de la herencia o de la genética.

Dar lugar a la palabra para expresar el “malestar”.

El psicoanálisis es una herramienta para vivir mejor. Estar mejor es un trabajo que nos involucra. Nuestra salud no depende solamente de los otros, de factores externos, también depende de Cada Uno.

Vivir mejor es una decisión que nos involucra.

¿Este vivir mejor es para todos del mismo modo? Muchas veces nuestros malestares responden a querer lograr modelos o metas que no nos pertenecen, ideales de armonía que están muy lejos de nuestros deseos. Justamente ahí, está  la clave de nuestro estar mejor,   en esto que se resiste al para todos igual y del mismo modo.

El psicoanálisis presta un lugar a la singularidad del sujeto, a escuchar aquello que es propio, que nos identifica – Singularidad que me conecta con mis deseos.

En el deseo está la posibilidad de vivir mejor. Será cuestión de decidirse.


NOVEDADES

03/11/2019

Cirugía virtual y reconstrucción 3D de cráneo

El Servicio de Neurocirugía del Sanatorio Británico realizó una intervención de un tumor de meninges con una innovadora técnica, asistida por neuronavegación intraquirúrgica.