Psiquiatría Viernes 18 de Mayo

Hablemos de Autismo

Daniela Moro y Romina Tion, miembros del Servicio de Psiquiatría y Psicología de Grupo Gamma

Definición, señales de alarma y diagnóstico temprano de este trastorno que tiene distintas manifestaciones

Definición del Autismo

Los Trastornos del Espectro del Autismo (TEA) se definen como una disfunción neurológica crónica con fuerte base genética. Desde edades tempranas se manifiesta una serie de síntomas basados en una tríada de trastornos (tríada de Wing) en la interacción social, comunicación y falta de flexibilidad en el razonamiento y comportamientos.

A pesar de las clasificaciones, ninguna persona que presenta un TEA es igual a otra, en cuanto a características observables. El grado de gravedad, forma y edad de aparición de cada uno de los criterios va a variar de un sujeto a otro. Los síntomas pueden ser desde muy leves hasta graves. Lo cual se determinará, por un lado, según el grado de pérdida de las habilidades sociales y de comunicación, y, por otro, la aparición de comportamientos repetitivos, obsesivos y/o rutinas rígidas.

Las manifestaciones del trastorno suelen ponerse de manifiesto en los primeros años de vida y variarán en función del desarrollo y la edad cronológica de los niños.

Señales de Alarma

• A los 12 meses: no balbucea, no hace gestos (señalar, decir adiós con la mano).

• A los 18 meses: no dice palabras sencillas.

• A los 24 meses: no dice frases espontáneas de dos palabras (no ecolálicas).

• A toda edad: Cualquier pérdida de habilidades del lenguaje o a nivel social.

Diagnóstico Temprano

En cuanto al diagnóstico, no existen marcadores biológicos, por lo tanto, el diagnóstico se fundamenta en el juicio clínico. Los síntomas aparecen de forma variable a partir de los 18 meses y se consolidan a los 36 meses de edad. Además, el tratamiento es sintomático, los pacientes requieren atención médica continua e intervenciones terapéuticas intensivas.

Una detección precoz va a desembocar en una intervención temprana en los niños con TEA y en sus familias, lo cual contribuirá a reducir el estrés de las mismas, aumentar su capacidad de afrontamiento y el desarrollo de la adaptación social del niño en el futuro.

Si bien los TEA no se pueden detectar ni curar medicamente, el diagnóstico y la intervención a tiempo producen importantes mejorías en la calidad de vida.

Como fue expresado anteriormente: hay tantos casos como personas afectadas. Por lo tanto, si usted siente dudas respecto al comportamiento de su niño, hable con su médico pediatra. Existen métodos que permiten detectar si está en riesgo ya a partir de los 18 meses de vida. Inclusive, el examen puede realizarse durante un control rutinario.

El Centro Médico Los Manantiales de Grupo Gamma está situado en Córdoba 2589, Rosario. Si desea contactarse, puede hacerlo telefónicamente: (0341) 424 2214, de lunes a viernes de 8:00 a 20:00hs y sábados de 8:00 a 12:00hs. También, a través del sitio web: www.grupogamma.com.


NOVEDADES