Novedades Jueves 09 de Enero

Procedimiento de ablación por radiofrecuencia en Instituto Gamma

Dr. Juan Carlos Luciani, Integrante del Servicio de Gastroenterología de Grupo Gamma

El viernes 6 de diciembre se realizó por primera vez en Instituto Gamma un procedimiento de ablación por radiofrecuencia con balón de un esófago de Barrett.

El esófago de Barrett es una complicación del reflujo gastroesofágico crónico, que afecta entre el 5% y el 20% de los pacientes con enfermedad por reflujo. Se trata de un cambio adaptativo del revestimiento interno del esófago, de una metaplasia intestinal (el reemplazo del epitelio normal del esófago por un revestimiento del tipo intestinal más resistente al ácido). Dicho epitelio intestinal (ahora alojado en el esófago) es preneoplásico, es decir si persiste el estímulo ácido puede degenerar a un cáncer.

Hasta hace algunos años, si en los controles endoscópicos se detectaba displasia de alto grado en las biopsias, (cambios celulares predictores de cáncer), el paciente debía ser sometido a una cirugía resectiva del esófago.

En la actualidad, se dispone de tecnología innovadora para ablacionar el epitelio de Barrett, con resultados óptimos: la ablación por radiofracuencia.

Dicha técnica consiste en introducir por la boca del paciente, bajo control endoscópico, un balón con electrodos bipolares que al ser inflado dentro del esófago permite quemar toda la circunferencia del epitelio de Barret, en una sola sesión.

EL PROCEDIMIENTO

El paciente tenía un esófago de Barrett, es decir una metaplasia intestinal en el esófago, de cuatro años de evolución. En el último control, (que se hace cada año en búsqueda de displasia) tres de las cuatro muestras de biopsia tuvieron displasia. Entonces la indicación precisa es la de ablación. Como tenía un esófago de Barret circunferencial, se optó por la ablación por radiofrecuencia con balón.

El procedimiento consiste en ablacionar, es decir, se quema con calor a través de una corriente bipolar. Esta se transmite a través de un generador a los electrodos del balón. Para que el procedimiento se realice, el esófago de Barrett tiene que tener displasia, que es un cambio en la celularidad que predice la progresión hacia un cáncer.

PROFESIONALES INTERVINIENTES

El procedimiento fue realizado con la asistencia de Silvia Burgués y también estuvo el Dr. Fernando Carballada, Jefe del Servicio de Gastroenterología y Videoendoscopía Digestiva, monitoreando la intervención. Desde Buenos Aires vino Cecilia Cusinato, soporte técnico de Medtronic y Jorge Montiel de In Out Medical de nuestra localidad, quienes aportaron el generador de radiofrecuencia utilizado en el procedimiento.

Es importante destacar que este tipo de intervención no es común en Instituto Gamma, ni es común en el país. Porque no es frecuente que el esófago de Barret reúna ciertos criterios, como por ejemplo la displasia para poder ser tratada.

Además, el procedimiento aseguró la rápida recuperación del paciente. En esta oportunidad, como la mayoría de los centros a nivel mundial, decidimos hacerlo en forma ambulatoria en Instituto Gamma. El procedimiento fue a las 9 y el paciente a las 13hs estaba fuera del Instituto sin ninguna complicación ni síntoma.


NOVEDADES