Veterinaria Miércoles 27 de Diciembre

¿Cómo proteger a las mascotas de la pirotecnia?

Colegio de Médicos Veterinarios de la Provincia de Santa Fe  - 2ª  Circunscripción

Premisas para cuidar a los animales ante los ruidos fuertes

Quien tiene un animal de compañía comienza con una nueva preocupación cada vez que llegan estas fechas: ¿Qué hacer para que no sufran con los estruendos por los festejos en las fiestas? 

La agudeza auditiva es diferenteentre los caninos y los humanos y depende de la frecuencia de los sonidos. Si éstos son de baja frecuencia la capacidad de ambas especies es similar, ya que en el perro el límite inferior es de alrededor de 15 ciclos por segundo, mientras que en el hombre es de aproximadamente 18 ciclos en la misma unidad de tiempo. En cambio, a frecuencias más elevadas los perros son capaces de percibir sonidos que para nosotros son ultrasónicos y por ende no escuchamos.

El límite máximo en los perros es de 60.000 ciclos por segundo, mientras que en los humanos es de 20.000 ciclos por segundo. Es decir que la agudeza auditiva, con la cual la naturaleza los dotó para poder defenderse contra posibles enemigos, los hace sufrir en determinadas circunstancias. En cambio, para los seres humanos, estas frecuencias de sonido se vuelven imperceptibles. 

De forma natural, entre los estímulos que normalmente originan una reacción de miedo en los animales, están los ruidos secos de elevada intensidad como los truenos o las explosiones provocadas por la pirotecnia. Si en el mismo animal se dan además una falta de habituación a este tipo de ruidos, una predisposición individual especial, una exposición demasiado frecuente y de una intensidad muy elevada a las explosiones se genera una experiencia muy negativa que puede derivar en una fobia.

Cuando ésta aparece las expresiones más comunes son: intento desesperado de escape, tendencia a esconderse, presencia de temblores, vocalizaciones (lloros o gemidos), deyecciones (orina y defecación), etc. Todo esto acompañado de la típica posición de miedo: cuerpo contra el suelo, rabo entre las patas, orejas hacia atrás, tensión corporal, taquicardia, salivación, jadeos, etc.

MEDIDAS PARA CUIDARLOS 

Una consulta calificada: Asesorarse siempre con su Médico Veterinario de confianza, quien le explicará cómo actuar en cada caso y de ser necesario prescribirá la medicación adecuada para mitigar el sufrimiento, ajustando la dosis en función al peso, edad, raza, estado general, etc. Consulte con el mismo la factibilidad de hacer una prueba del uso del medicamento unos días antes de las fiestas para comprobar la respuesta en la conducta del animal y la duración del efecto buscado.

La compra del medicamento en lugares apropiados: Cuando el profesional prescriba el medicamento e indique la dosis, adquiera el mismo sólo en farmacias veterinarias habilitadas que cuentan con un profesional veterinario como Director Técnico. Consulte y exija siempre esta condición y verifique la fecha de vencimiento del fármaco.

No utilice drogas de uso humano: Los medicamento que son aptos para nosotros, pueden ser altamente peligrosas para su animal. Además, jamás medique a su animal por recomendaciones de terceros sin el debido asesoramiento profesional, ya que podría poner en riesgo su vida.

Elija un lugar seguro para refugio: Si es posible, deje a su animal encerrado en una habitación, con luz y música fuerte. Cubra los vidrios de ventanas y puertas con cartón, para prevenir accidentes si el animal llegase a excitarse en demasía por los estruendos. Jamás deje su animal en una terraza.

Teniendo en cuenta estas premisas Ud. podrá disfrutar de estas fiestas sin preocuparse por su mascota.

 

NOVEDADES